Menu


La Virgen María es el ser «más temido por el diablo»
"Ella trajo a Dios entre los hombres. Ella fue la que subió las escaleras para que Dios pudiera venir a nosotros"


Por: Fernando de Navascués | Fuente: www.somosrc.mx



El P. Pozza es un sacerdote italiano capellán de la cárcel de Padua (Italia). Sabe lo que es el pecado, lo que es el hombre en sus peores facetas, convive con el mal a diario y observa sus consecuencias. Pero con esa posibilidad de ver el pecado, viene también el descubrimiento de la gracia, y de cómo Dios no deja al hombre a su suerte. Por eso, Marco Pozza, que también es periodista, conoce muy bien ese gran camino para la gracia de Dios que es la Virgen María.

En la Virgen María -explica este sacerdote- vemos de hecho el corazón de una mujer que late como el de Dios, un corazón que late por todos, sin distinción. Ella es verdaderamente el rostro humano de la infinita bondad de Dios”. Son palabras suyas en la presentación de su último libro, en el que analiza por qué es tan fundamental en el gobierno de la Iglesia, la ayuda de la Virgen María. “Dios ha querido que Ella sea quien defienda a la Iglesia de las asechanzas del demonio y quien ha traído a Cristo para la salvación de los hombres”. Sin duda, Francisco, el actual Papa, y como él sus antecesores, son conscientes de que sin su ayuda poco o nada podrían hacer.

Es significativo cómo el Papa Francisco, reiteradamente y sin ningún rubor, habla de la presencia del demonio y del mal. Para él, el príncipe de este mundo es un ser del que hay que huir pues “como león rugiente anda buscando a quien devorar”. Dice el Papa que “con satanás no se puede dialogar, porque si comienzas a dialogar con él estás perdido. Es más inteligente que nosotros”.

El título del libro del P. Pozza es: “Ave María: El Misterio de la oración más amada”, y en él recoge pensamientos del Papa Francisco sobre la Virgen porque ella es la figura de la tradición cristiana más temida por el diablo.

Pozza destaca que la Virgen María es “el seguro más confiable contra las malas acciones del diablo”, pues para combatir el mal “nuestra voluntad no es suficiente, necesitamos ayuda que se oponga”. Y esta ayuda viene de María, “la mayor ayuda que Dios ha dado al hombre para vencer el mal”.



Una ayuda que, en el caso de los papas, es aún más necesaria, pues su particular responsabilidad en el seno de la Iglesia es la de guiar a todas las personas al cielo. Además, cada Papa se enfrenta a la posibilidad de que su pontificado sea el momento en que el mal sea definitivamente vencido con la segunda venida de Cristo, por lo que el auxilio de María es aún más necesario para recibir de ella protección y guía. El Papa Francisco es claramente un papa mariano, lo era cuando vivía en Argentina, y lo es desde su nombramiento como Romano Pontífice: él “se confía a sí mismo y a su misión a la protección de María”.

Pozza, que como periodista tuvo la oportunidad de entrevistar al Papa, le preguntó por qué el diablo odia tanto a María, y su respuesta fue: “María llevó al Salvador en su vientre”. “Ella trajo la regeneración al mundo. Ella trajo a Dios entre los hombres. Ella fue la que subió las escaleras para que Dios pudiera venir a nosotros”.

Esa imagen de Cristo traído por María a los hombres, es representada de forma maravillosa por el sacerdote y artista católico Marko Ivan Rupnik, en la que Jesús desciende a la tierra en las manos de su Madre por unas escaleras. En una mano Jesús tiene el rollo de la ley, y con la otra agarra el manto de María. Es el “abajamiento de Dios”, dijo el Papa. “Por eso, Satanás odia tanto a la Virgen: porque ella fue el instrumento del abajamiento de Dios”. Para el Papa Francisco, María es la “obra maestra” de Dios, y una madre “que presta total atención, cuidado, cercanía a cada hijo, a cada hija”.





Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |

Another one window

Hello!