Menu



25 de mayo de 2019

... Sin ser del mundo
Santo Evangelio según San Juan 15, 18-21. Sábado V de Pascua


Por: H. Pablo Alfonso Méndez Méndez, L.C. | Fuente: www.somosrc.mx



En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.

Cristo, Rey nuestro. ¡Venga tu Reino!

Oración preparatoria (para ponerme en presencia de Dios)

Que en este mes mariano pueda yo, Señor, de la mano de mi Madre santísima, continuar amándote a través de mi entrega de amor a los demás. Especialmente hoy, que me dispongo para hablar contigo, concédeme la gracia de no desear nada más que encontrarte a ti… Tan solo eso me basta.

Evangelio del día (para orientar tu meditación)
Del santo Evangelio según san Juan 15, 18-21

En aquel tiempo, Jesús dijo a sus discípulos: “Si el mundo los odia, sepan que me han odiado a mí antes que a ustedes. Si fueran del mundo, el mundo los amaría como cosa suya; pero el mundo los odia porque no son del mundo, pues al elegirlos, yo los he separado del mundo.

Acuérdense de lo que les dije: ‘El siervo no es superior a su señor’. Si a mí me han perseguido, también a ustedes los perseguirán, y el caso que han hecho de mis palabras lo harán de las de ustedes. Todo esto se lo van a hacer por mi causa, pues no conocen a aquel que me envió”.

Palabra del Señor.


Medita lo que Dios te dice en el Evangelio

Muchas veces he escuchado afirmaciones como «¡qué ejemplar es este sacerdote!» o «¡cuán santa es aquella religiosa!» … Los laicos suelen pensar esto sobre las almas consagradas porque les parece algo heroico que «el Padre Pepe» haya abandonado todos sus proyectos y renunciado a la felicidad de su familia para abandonar el mundo y entregarse a Cristo, pero la verdad es que parecen no tener idea de que los verdaderos héroes son ellos mismos…

Vivir en el mundo, sin ser del mundo, es un deber francamente imposible de realizar para una persona, toda llena de miseria, defectos y debilidades. Pero, he aquí que Cristo se ha hecho hombre para estar a nuestro lado. Como Él es Dios, nada tiene por imposible, y nada ha de ser irrealizable para quien camina con su bendición, compañía y Amor.

Un sacerdote, una religiosa o cualquier persona consagrada tiene mucho mérito al renunciar a sí misma para seguir a Cristo, pero también se beneficia de ello para que la batalla contra el mundo sea más ligera… Tiene un camino privilegiado para alcanzar la santidad.

Pero ¿saben qué? Los combates espirituales de un laico comprometido pueden ser hasta diez veces más violentos y complicados de superar. Sí… ellos son los verdaderos SÚPER HÉROES. ¡Cuánto mérito ganarán aquellos que se mantengan firmes, tomando la mano del Amigo!

«Jesús nos invita a ser sus amigos. Si nos abrimos a esta oportunidad nuestra fragilidad no va a disminuir. Las circunstancias en las que vivimos no cambiarán de inmediato. Sin embargo, podremos mirar la realidad de una manera nueva, podremos vivir con renovada pasión los desafíos en la construcción del bien común.»
(Discurso de S.S. Francisco, 4 de marzo de 2019).


Diálogo con Cristo

Ésta es la parte más importante de tu oración, disponte a platicar con mucho amor con Aquel que te ama.

Propósito

Proponte uno personal. El que más amor implique en respuesta al Amado… o, si crees que es lo que Dios te pide, vive lo que se te sugiere a continuación.

Poner especial atención a los signos de amor de Dios en este día.

Despedida

Te damos gracias, Señor, por todos tus beneficios, a Ti que vives y reinas por los siglos de los siglos.

Amén.

¡Cristo, Rey nuestro!
¡Venga tu Reino!

Virgen prudentísima, María, Madre de la Iglesia.
Ruega por nosotros.

En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.

Reflexión de Mons. Enrique Díaz en audio:





Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |

Another one window

Hello!