Menu


Pudo haberse evitado
La fórmula


Por: P. Fernando Pascual, L.C. | Fuente: Catholic.net



Entre los hechos negativos que más dolor causan están aquellos que claramente podríamos haber evitado. La fórmula "si hubiera hecho esto no habría ocurrido lo otro" resuena con pena en nuestro corazón.

Si hubiera revisado el aire de las ruedas no se habría producido ese accidente.

Si hubiese llamado antes a aquel familiar no lamentaría ahora las discusiones que tenemos entre hermanos.

Si hubiese llevado al hospital un poco más de ropa no habría cogido esa bronquitis de verano.

Si hubiese pedido el parecer de otro médico no habría seguido una "terapia" que al final produjo más daños que beneficios.



Al constatar tantas y tantas situaciones que pudiéramos haber evitado, sentimos una mayor pena, o reprochamos a otros (tal vez a nosotros mismos), o nos quedamos como paralizados ante lo que ahora tenemos que decidir.

Sabemos por las reflexiones de algunos literatos y filósofos que nunca conseguiremos una perspicacia tan completa como para evitar miles de imprevistos.

Pero también sabemos que con más atención, con calma, con la ayuda de otros, podemos dejar a un lado decisiones precipitadas para así escoger caminos más seguros y saludables.

Lo que pasó, pasó. Desde lo ocurrido, podemos aprender a evitar fallos dañinos en el futuro y tendremos más experiencia para ayudar a otros en situaciones parecidas.

No sirve para nada amargarnos hasta el desgaste nervioso. La vida sigue adelante. Quizá tengamos que acoplarnos a heridas, problemas, y a diversas consecuencias de lo ocurrido.



Pero seguimos con esa libertad que nos permite mejorar la atención a las posibilidades del presente, y orientarnos hacia lo más importante y hermoso de la vida humana: amar y dejarnos amar por Dios y por los hermanos.





Compartir en Google+
También te puede interesar





Reportar anuncio inapropiado |

Another one window

Hello!