Menu


Coherencia en política
En un mundo lleno de incoherencias y de engaños, de mentiras y de maniobras oscuras, encontrar políticos coherentes no resulta fácil


Por: P. Fernando Pascual, L.C. | Fuente: Catholic.net



Un político coherente busca llevar a cabo aquellos programas prometidos a sus votantes. Un político incoherente no realiza lo que había ofrecido a la gente como proyecto electoral.

Que haya coherencia en política resulta difícil. En parte, porque hay políticos que dicen defender lo que en realidad saben imposible. En parte, porque una cosa son los proyectos ideales y otra muy distinta la realidad vista al recibir un encargo concreto.

Las dificultades para ser coherentes en política no quitan el deseo de la gente de que lo que prometen los políticos durante la campaña electoral sea luego respetado en el parlamento, en el gobierno o en otras instancias de poder.

Porque si un votante escoge a un candidato o un partido lo hace con el deseo de que se defiendan y promuevan ciertas ideas y ciertos programas, y no para que luego se realice todo lo contrario de lo prometido antes de las elecciones.

Además, las incoherencias de no pocos políticos generan una gran desconfianza. ¿Cómo saber lo que harán los futuros parlamentarios y gobernantes que no fueron capaces, en el pasado, de respetar sus promesas?



Por eso, la coherencia que se espera de los políticos (y no solo de ellos) tiene una importancia enorme para generar confianza y respeto hacia quienes están llamados, en teoría, a defender no sus intereses, sino el bien general.

En un mundo lleno de incoherencias y de engaños, de mentiras y de maniobras oscuras, encontrar políticos coherentes no resulta fácil.

Pero quien de verdad cree en lo que propone y luego busca realizarlo si es elegido (esperamos, desde luego, que se trate de algo bueno), adquiere credibilidad y garantiza a la gente que sus votos serán tenidos en cuenta.

La coherencia en política resulta ser, por lo mismo, un requisito básico para que haya respeto hacia quienes más se comprometen en la vida pública. Porque solo será buen candidato a cualquier cargo público quien manifiesta con transparencia sus propios programas, y luego intenta aplicar en serio el deseo de quienes lo votaron precisamente para llevar a cabo esos programas.







Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |

Another one window

Hello!