Menu


La importancia del silencio en la educación de los hijos
5 Tips para que nuestros hijos valores, aprovechen y aprecien el silencio


Por: Silvia del Valle | Fuente: Catholic.net



En este mundo donde el ruido es lo que impera y donde el bombardeo de imágenes y de productos para comprar, nos mantienen en constante estrés, es muy necesario que eduquemos a nuestros hijos para que sepan apreciar el silencio.

Aquí te dejo mis 5 Tips para que nuestros hijos valores, aprovechen y aprecien el silencio.

PRIMERO. Propicia los momentos de silencio.
Al principio debemos generar estos momentos de silencio y decirles a nuestros hijos que pueden hacer cuando hay silencio.

Es importante que nuestros hijos tengan claro que estar en silencio, ademas de que nos da paz interior, nos ayuda a conocernos a nosotros mismos, nos ayuda a tener una relación mas intima con Dios y nos ayuda a estar en contacto con nuestros sentimientos y pensamientos.

El silencio exalta el espíritu y nos genera una sensación de que estamos fuera del mundo, a pesar de que el mundo gira a nuestro alrededor, es como si por un instante el tiempo no pasara y nosotros podemos estar solos y en silencio,



SEGUNDO. Que sean de acuerdo a la edad y capacidad de nuestros hijos.
Es importante comprender que nuestros hijos pequeños no son capaces de estar mucho tiempo en silencio por eso es importante considerarlo para que las actividades que pensemos basadas en el silencio, no sean muy pesadas para ellos.

Nuestros hijos más grandes, los que ya son adolescentes y jóvenes, le tiene mucho miedo al silencio por que así han crecido, en medio del ruido que el mundo genera; pero es muy educativo formarlos en el silencio.

Podemos intentar que toda la familia, después de cenar, nos mantengamos en silencio durante unos minutos y después vayamos agregando tiempo y algunas actividades que se puedan realizar en la cuaresma.

TERCERO. El silencio debe ser auditivo y visual.
Esto debe quedar muy claro, el ruido también es visual por la estimulación exagerada de imágenes y productos que nos ponen al alcance en la sociedad, por eso debemos buscar momentos de silencio total.

Una idea muy buena es dejar el uso de los dispositivos por algunos minutos al día. Podemos hacerlo todos juntos y poner los dispositivos en una canasta y buscar el silencio interior.



CUARTO. El silencio no es sinónimo de aburrimiento.
Que bendición es que nuestros hijos puedan ir comprendiendo que en el silencio se puede orar, se puede pensar, se puede componer poemas, canciones; en el silencio podemos acercarnos a Dios y platicar con El, etc.

Es necesario que ellos mismos descubran todo lo que se puede hacer cuando hay silencio en tu vida, pero quizá al principio sea necesario que nosotros los guiemos y les propongamos las actividades a realizar en el silencio.

Y QUINTO. Educa con el ejemplo. El silencio también debe ser para nosotros.
Por supuesto, el silencio debe acompañar nuestras vidas y nuestros hijos deben ver que disfrutamos estar en silencio y que valoramos los momentos que se nos presentan para estar en silencio, así ellos también estarán dispuestos a aprovechar el silencio.

Sígueme en Twitter: @SilviaMdelValle @smflorycanto







Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |

Another one window

Hello!