Menu


¿Las mujeres para servir a la Iglesia, tienen que ser diaconisas?
Muchas parroquias se mantienen activas con los fieles y la comunidad gracias a la incansable labor de las mujeres.


Por: Javier Ordovàs | Fuente: Catholic.net



Papa Francisco: “Las mujeres en la Iglesia deben ser valoradas, no clericalizadas”.

El tema de las diaconisas saltó a los medios sacando de contexto lo que fue una conversación y comentario informal del Papa en su reunión con las superioras religiosas, en la que quien pregunta está planteando la ampliación de las tareas que ya realizan las religiosas.

El Papa en su respuesta informal dijo que puede ser bueno que una comisión de estudio clarifique si en la Iglesia actual es posible que haya mujeres que realicen las tareas que en la Iglesia primitiva tenían a  su cargo, que en algunos documentos se mencionan como diaconisas.

Algunos medios extrapolaron y exageraron conclusiones y la oficina de prensa del  Vaticano, a través de Lombardi, se vio obligado a aclarar: “el Papa no ha dicho que pretende introducir la ordenación diaconal de las mujeres

No es un tema nuevo. Ratzinger, cuando era prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe, encargó a la Comisión Teológica Internacional un estudio sobre la evolución del diaconado, en el que,  también, se trataba del ministerio de las diaconisas.  El estudio afirma que las “antiguas diaconisas” no eran asimilables a los diáconos de hoy, y que el diaconado actual forma parte del sacramento del Orden, que solo pueden recibirlo válidamente los varones.

Francisco ha resaltado en muchas ocasiones el peligro de la “clericalización” de los laicos. Para servir bien a la Iglesia no es necesario ser clérigo.



Y, concretamente, con motivo del tema de nombramiento de mujeres cardenales, explicó: “Las mujeres en la Iglesia deben ser valoradas, no clericalizadas”. Se trata, por tanto, de revitalizar y valorar,  el papel de la mujer en la Iglesia.

Muchas parroquias se mantienen activas con los fieles y la comunidad gracias a la incansable labor de las mujeres.

Pero, no es solo eso, el mundo es mucho más grande que las parroquias, las necesidades espirituales son tales que lo importante es el papel de la mujer católica (igual que el hombre) en la sociedad para la “Iglesia en salida” que predica el Papa Francisco.

Hace falta la influencia de las mujeres en el matrimonio,  la familia,  la maternidad,  la enseñanza,  el mundo de la moda,  la comunicación,  el arte,  la política,  la humanización de las prácticas empresariales, en la conciliación entre trabajo y familia, en las relaciones entre hombre y mujer, y en tantos otros ámbitos donde la mujer puede llevar esa visión más elevada que aporta la fe y el punto de vista femenino.

La gran mayoría de las mujeres católicas son laicas y están en el lugar idóneo para servir  la Iglesia, de la misma manera que ya lo hacían las mujeres de la Iglesia primitiva.









Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |