Menu


Testigo del Amor
Santo Evangelio según San Juan 1, 29-34. Feria del tiempo de Navidad


Por: H. César Yali Molina Flores, L.C. | Fuente: www.missionkits.org



En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.

Cristo, Rey nuestro. ¡Venga tu Reino!

Oración preparatoria (para ponerme en presencia de Dios)

Señor, concédeme la fuerza para dar testimonio de tu Amor.

Evangelio del día (para orientar tu meditación)
Del santo Evangelio según san Juan 1, 29-34

Al día siguiente, vio Juan el Bautista a Jesús, que venía hacia él, y exclamó: "Este es el Cordero de Dios, el que quita el pecado del mundo. Este es aquel de quien yo he dicho: 'El que viene después de mí, tiene precedencia sobre mí, porque ya existía antes que yo'. Yo no lo conocía, pero he venido a bautizar con agua, para que él sea dado a conocer a Israel".

Entonces Juan dio este testimonio: "Vi al Espíritu descender del cielo en forma de paloma y posarse sobre él. Yo no lo conocía, pero el que me envió a bautizar con agua me dijo: 'Aquel sobre quien veas que baja y se posa el Espíritu Santo, ése es el que ha de bautizar con el Espíritu Santo'. Pues bien, yo lo vi y doy testimonio de que éste es el Hijo de Dios".

Palabra del Señor.


Medita lo que Dios te dice en el Evangelio

La liturgia de hoy te invita a dar testimonio y también a que reconozcas esos momentos en que lo has dado. Juan al ver a Jesús dijo: Éste es el Cordero de Dios que quita el pecado del mundo. Éste es Aquel de quien yo dije: «Tras de mí viene un hombre que está por delante de mí, porque existía antes que yo…» Piensa en cuántas veces tú has visto a alguien y has dicho ahí viene x o y persona y lo dicho ha sido positivo; piensa cuántas veces de ti han dicho lo mismo, personas que cuando te ven no dudan en decir aquí viene o allá va, es una gran persona se nota que es hijo de… observa cómo con estas simples expresiones se expresa el testimonio que das de los demás o que también puedes descubrir en los demás; ahora reflexiona y hazte la pregunta: ¿Qué testimonio doy de Cristo? ¿Actúo conforme sus enseñanzas o conforme a mis criterios? ¿Las palabras que expreso en mis pensamientos o digo reflejan mi caridad o mis debilidades y vicios?

Muchas otras preguntas podrías hacerte, lo importante es que te sientas amado por Cristo y que, sin importar tus debilidades, aceptes la invitación que Él te hace de dar testimonio de su gran amor por ti; que aprendas a expresar la bondad y belleza que sin duda puedes encontrar en los otros y que no tengas miedo a brillar ante los demás dando testimonio del amor de Dios en tu vida.

Que san José y la santísima Virgen María te guíen en este valle de lágrimas dando testimonio del amor de Dios en tu vida y que Dios te bendiga.

«Es verdad que el testimonio de la fe tiene muchas formas, como en un gran mural hay variedad de colores y de matices; pero todos son importantes, incluso los que no destacan. En el gran designio de Dios, cada detalle es importante, también el pequeño y humilde testimonio tuyo y mío, también ese escondido de quien vive con sencillez su fe en lo cotidiano de las relaciones de familia, de trabajo, de amistad».
(SS Papa Francisco, homilía, 14 de abril de 2013).


Diálogo con Cristo
Ésta es la parte más importante de tu oración, disponte a platicar con mucho amor con Aquel que te ama.

Propósito
Proponte uno personal. El que más amor implique en respuesta al Amado… o, si crees que es lo que Dios te pide, vive lo que se te sugiere a continuación.

Haré un breve examen de conciencia para revisar si estoy dando un auténtico testimonio de Cristo a los demás.

Despedida

Te damos gracias, Señor, por todos tus beneficios, a Ti que vives y reinas por los siglos de los siglos.

Amén.

¡Cristo, Rey nuestro!
¡Venga tu Reino!

Virgen prudentísima, María, Madre de la Iglesia.
Ruega por nosotros.

En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.





Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |

Another one window

Hello!