Menu



Homilia del 15 de Diciembre 2018

Ven, Señor, a salvarnos
Un mensaje con fuego: la buena nueva


Por: Mons. Enrique Diaz, Obispo de la Diócesis de Irapuato | Fuente: Catholic.net



Eclesiástico 48, 1-4. 9-11: “Elías volverá”

Salmo 79: “Ven, Señor, a salvarnos”

San Mateo 17, 10-13: “Elías ha venido ya, pero no lo reconocieron”

 

Dos figuras que son constantemente evocadas en el Adviento: Elías y Juan el Bautista. Elías el profeta de fuego cuya palabra quemaba como la llama, y Juan el Bautista, el radical profeta cuyo mensaje también quema y cuyos anuncios despiertan esperanza. Sin embargo son dos profetas que también son cuestionados, acosados y perseguidos, cada uno de ellos en su tiempo. No se quiere escuchar la palabra del Señor, se prefiere seguir los caminos de la injusticia y de la maldad.



Es preferible hacerlos desaparecer antes que se conviertan en amenaza. Jesús también será un profeta incómodo. Palabra viviente del Padre, pagará con su vida la osadía de anunciar y denunciar, de proclamar liberación y de ofrecer verdad y vida. Es muy fácil descubrir la semejanza de Elías el profeta de fuego, con Jesús “que ha venido a traer fuego a la tierra y quiere que arda”. Ni Juan el Bautista ni Elías son hombres indiferentes, anodinos y acomodaticios a las circunstancias: traen fuego en su mensaje, traen Buena Noticia y esperan que se divulgue. Jesús parece seguir sus huellas… pero con plenitud, con mayor vida, con más sentido. Los profetas sufrieron por proclamar la palabra, Jesús será perseguido, acusado y acosado por ser la Palabra salida del Padre. Sus discípulos, para ser dignos de su maestro, también deberán afrontar las mismas dificultades que su maestro. El discípulo es un testigo de Jesús y lo debe hacer presente en el mundo, debe inflamar al mundo con su fuego, debe despertar las conciencias, debe hacer irradiar el amor de su Padre. El Adviento debería ser una fuerte luz que nos venga a iluminar y a despertar de nuestras modorras e indiferencias. No es verdaderamente Adviento si convivimos con las modernas idolatrías, si participamos de las injusticias, si vivimos en la oscuridad. Adviento es luz y fuego ¿Nos dejaremos encender por el mensaje de Jesús?

 





Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |

Another one window

Hello!