Menu



Homilia del 30 de Noviembre 2018

Inmediatamente dejaron las redes y lo siguieron
Adviento es espera, buenas noticias, conversión.


Por: Mons. Enrique Diaz, Obispo de la Diócesis de Irapuato | Fuente: Catholic.net




 
Romanos 10,9-18: “La fe viene de la predicación y la predicación consiste en anunciar la palabra de Cristo”

Salmo 18: “El mensaje del Señor resuena en toda la tierra.”

San Mateo Mt 4,18-22: “Inmediatamente dejaron las redes y lo siguieron”

 

Estamos ya en los últimos días del año litúrgico y en lugar de encontrarnos con los textos que cerrarían este ciclo, la fiesta de San Andrés ocupa su lugar y nos ofrece una oportunidad para reflexionar en el llamado que el Señor nos hace a cada uno y la misión que nos otorga para cumplirla en nuestro tiempo  y en nuestros días.



Como si la Providencia quisiera recordarnos que para un buen final se requiere un buen inicio, nos pone de ejemplo a San Andrés. Jesús sale al encuentro de quienes serán sus discípulos, los sorprende en sus labores días, en sus lugares y preocupaciones. Ahí los encuentra y ahí los llama para construir el Reino de Dios.

Así le sucede a Andrés y a su hermano Pedro. Así también hoy el Señor sale al encuentro de cada uno de nosotros. Solamente tenemos que estar atentos para escucharlo. Hay muchas voces, hay muchos ruidos, pero su palabra sigue dirigiéndose a nosotros. ¿Qué miró Andrés para dejar sus redes y seguir a Jesús? Debió ser impactante. Pero a veces nos quedamos con ese primer encuentro.

Andrés continuó en el encuentro de cada día y fue poco a poco conociendo a Jesús, viendo cómo actuaba, conociendo sus pensamientos y trató de aprender esa conducta. Solamente después se convirtió en misionero. Las lecturas de este día nos invitan a ese encuentro diario con Jesús y a convertirnos en misioneros. Cuando San Pablo les escribe a los Romanos, les hace ver que hay necesidad de llevar el mensaje y que nadie va a creer en el Señor Jesús si no hay quien se lo anuncie: “¿cómo van a invocar al Señor, si no creen en él? ¿Y cómo van a creer en él, si no han oído hablar de él? ¿Y cómo van a oír hablar de él, si no hay nadie que se lo anuncie? ¿Y cómo va a haber quienes lo anuncien, si no son enviados? Por eso dice la Escritura: ¡Que hermoso es ver correr sobre los montes al mensajero que trae buenas noticias!” 

Así, San Pablo nos ayuda a unir la fiesta de San Andrés con el Adviento que ya desde pasado mañana iniciaremos. Adviento es espera, buenas noticias, conversión. El Papa Francisco nos ha insistido mucho en este encuentro con Jesús pues el discípulo es el mensajero que lleva una alegría grande en su corazón que no puede ocultar. Que hoy, terminar el año litúrgico y disponernos para el primer día de Adviento, en la fiesta de san Andrés, se despierte en nosotros el deseo de conocer más a Jesús y de anunciarlo con más entusiasmo. ¿Alguien sea ha enamorado de Jesús viendo tu forma de vivir?







Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |

Another one window

Hello!