Menu



Homilia del 29 de Septiembre 2018

Te cantaremos, Señor, delante de tus ángeles
Tres grandes arcángeles que nos recuerdan de muchas formas, que Dios está cercano a su pueblo


Por: Mons. Enrique Diaz, Obispo de la Diócesis de Irapuato | Fuente: Catholic.net



Santos Miguel, Gabriel y Rafael, arcángeles.

Apocalipsis 12, 7-12: “Miguel y sus ángeles pelearon contra el dragón”

Salmo 137: “Te cantaremos, Señor, delante de tus ángeles”

San Juan 1, 47-51: “Verán a los ángeles de Dios subir y bajar sobre el Hijo del hombre”


Antiguamente se celebraban los santos arcángeles cada uno de ellos en diferente día. La liturgia los ha unido en una sola celebración para darles un espacio muy especial y manifestarnos lo que pueden significar en la vida de los hombres. Indudablemente que no tienen ese sentido mágico y esotérico que a últimas fechas se les ha querido dar a los ángeles, y que se les pretende manipular con velas, veladoras, perfumes y otros artículos que deforman esta devoción. Para un seguidor de Jesús, bastaría que descubriera en los nombres de estos tres arcángeles, el sentido y la enseñanza que nos ofrecen, para entender que tienen una misión y que no está ajena a la vida cotidiana de los hombres.



Miguel, en hebreo, quiere decir: “¿Quién como Dios?”. Y se presenta en diferentes pasajes bíblicos en una lucha contra el mal. Nos recuerda la grandeza de Dios no sólo frente a los demonios, sino sobre todo frente al hombre que se pone como nuevo dios y medida de todas las cosas. Los males actuales y de todos los tiempos, parten de este desequilibrio del hombre que se siente dueño absoluto, omnipotente y tirano de todas las cosas. Pierde su verdadera dimensión y al suprimir a Dios de su vida, queda suspendido en el vacío. Contrariamente a lo que piensa cuando quita a Dios, se vuelve menos humano y pierde la referencia de toda su existencia. Gabriel quiere decir “fuerza de Dios” o bien, el Señor es nuestra fuerza, y se presenta ante Zacarías como aquel que está frente a Dios. Es el gran mensajero de buenas noticias, sobre todo del anuncio del nacimiento de Juan el Bautista y del mismo Jesús.

Que también nosotros escuchemos estas buenas noticias de la fuerza de Dios en y con nosotros, y que nos convirtamos en portadores de Buena Nueva para todos los que están sumidos en la tristeza. Rafael, Dios sana, es el gran compañero del joven Tobías y quien lleva la salud al anciano padre ya ciego.

Es quien nos dice que Dios también a nosotros acompaña y nos alivia. Tres grandes arcángeles que son como ejemplos de la misión de todo cristiano. Tres grandes arcángeles que nos recuerdan de muchas formas, que Dios está cercano a su pueblo, lo guía, lo acompaña, es fuerza y su salvación.

 







Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |

Another one window

Hello!