Menu


Quien siembra, recoge.
El esfuerzo que se ponga Hoy tendrá su recompensa mañana.


Por: María Luisa Martínez Robles | Fuente: Catholic.Net



La experiencia nos dice que la vida no es de color de rosa, sólo en algunas las películas. " La vida es bella" es un ejemplo a seguir, pero para eso hay que ser Roberto Begnini que escribió, dirigió e interpretó una obra de arte.

En plena guerra, para proteger a su hijo de la miseria y el horror del campo de concentración, finge que allí la vida es bella. No voy a comparar el mundo que vivimos con aquello pero  actualmente cada uno combatimos en nuestra batalla y no es ficticia.

Los jóvenes luchan por abrirse camino, tarea ardua y difícil conscientes de que la paciencia, la constancia y el esfuerzo son sus mejores armas. Las madres jóvenes intentan una estrategia  para combinar el trabajo fuera de casa con el familiar. Los padres no lo tienen fácil, no pueden limitarse a salir por la mañana y volver por la noche, la competitividad es grande y la economía débil. No voy comentar, es tema muy delicado, las familias rotas por el divorcio. Los hombres y mujeres que no han encontrado ni siquiera su medio limón, más ácido que la naranja, decidiendo permanecer solos.

A todos ellos les aseguro que siempre hay una oportunidad para seguir adelante. Hay momentos de dificultades, de muchas dificultades pero con desanimo, con tristeza y amargura no se resuelven.

La paciencia es otra virtud indispensable para no rendirse. Tarde o temprano se conseguirán los  proyectos emprendidos con esfuerzo. Lá mayoría de las veces no cómo los imaginamos, cómo hubiésemos querido pero lo necesario para seguir emprendiendo.



Mi experiencia diría a los jóvenes que el futuro es suyo, necesitamos de ellos para crecer y mejorar. A los padres de hijos pequeños y adolescentes que los cuiden, les eduquen para ser buenas personas porque de ello depende el éxito de los niños y de los padres. Que no se cansen y desanimen, es un trabajo duro pero gratificante. Cuando te quieres dar cuenta han crecido y ya no te pertenecen.

Los refranes son muy sabios " quien siembra, recoge" y no olvidemos que "quien siembra vientos recoge tempestades"

Con la ayuda De Dios es más fácil, no lo olvidemos compartir nuestros anhelos con Él.





Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |

Another one window

Hello!