Menu


Educar en la Paz
Si los papás están en paz, los hijos estarán en paz, la familia estará en paz.


Por: Francisco Mario Morales | Fuente: Catholic.net




El mal, produce una Alegría efímera y después…  luchas, desacuerdos, provocaciones premeditadas, odios, resentimientos, rencores, rivalidades y oposición entre personas, eso lleva al desorden, causa conflictos, remordimientos y altera la paz en nosotros mismos y todo nuestro entorno. El mal, es todo aquello que destruye y divide. Es desobediencia, es ir en contra,  rebeldía, ira, soberbia, es todo aquello que causa dolor, desasosiego y sufrimiento.

El mal produce una falsa felicidad, pero con el paso del tiempo…soledad y arrepentimiento.

El bien, la paz, no es la paz de los sepulcros; no es la paz de “No te hablo y te ignoro por… respeto” El bien, es todo lo que une, lo que fortifica, lo que sana. "Haz el bien y te irá bien". Es paz interior, benevolencia, gozo y madurez humana. Es todo aquello que construye, que une. Al hacer del bien un modo de vida, la felicidad vendrá por añadidura. Es sentirse bien haciendo el bien. Basta empezar siempre con la mirada fresca de un niño que se siente amado y que responde con amor al amor que recibe.  El bien trae la paz con uno mismo y así uno mismo transmite la paz a los demás.

Hoy se confunde el bien y el mal «con sentirse bien o sentirse mal» Pero algo en nuestro interior nos advierte, nos previene y nos hace sentir y vivir lo que es bueno y lo que es malo.

No hay que confundir la violencia familiar (peleas, riña o enfrentamiento violento entre personas) con los conflictos familiares. Las discusiones y diferencias de opinión, son normales en las relaciones interpersonales, siempre y cuando no se resuelvan violentamente. (Autor: Lucía Coronado y Fernanda García)



Absolutamente todos los conflictos, discusiones y  diferencias de opinión, se podrán resolver  en un ambiente de paz, considerando sobre todo el derecho inalienables del ser humano y de la persona, a ser respetado. ¡Nadie! Tiene derecho a sobre pasar esos límites. Todo debe ser con un afán constructivo, con actitud conciliadora y no destructiva, de ponerse de acuerdo  dos o más personas que estaban enfrentadas o en lucha. La paz y la felicidad se logran con un continuo esfuerzo personal y de familia.

Si los papás están en paz, los hijos estarán en paz, la familia estará en paz. En la familia todos están en paz o ninguno estará en paz.

Haz el bien, practica el bien y vivirás en paz…¡¡¡serás feliz!!! El mal solo te traerá el negativismo, violencia, sobre saltos y amargura. Discusión, peleas o riñas fuertes y violentas que destruyen todo a su paso.





Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |

Another one window

Hello!