Menu


Preparando el viaje esponsal
Click para más información
Algunos consejos a considerar dado el paso del compromiso matrimonial


Por: María Teresa González Maciel | Fuente: Catholic.net



En la vida diaria hay historias de amor diferentes. Por una parte, existen parejas que se encaminan al compromiso matrimonial, muy preparados, han logrado dialogar a profundidad los puntos más importantes que los llevan a tener más herramientas para enfrentar el compromiso.

Otros van movidos más por la atracción y el enamoramiento, sin cuestionarse, cuáles son las áreas necesarias a considerar para poner bases sólidas que sustenten su matrimonio y también los temas a cuidar para lograr un amor resistente al paso del tiempo.
Ante esta realidad, hay algunos rubros a considerar dado el paso de compromiso matrimonial:
Basar la relación en la honestidad. Tratar de ser congruentes en su vida, ser la misma persona en la casa, en el trabajo, con los amigos.

Cuando se presenten diferencias o conflictos. Buscar ayuda, no esperar a que crezca el problema.
Si es posible hablar sobre el manejo del dinero, ahorro, llegar a acuerdos en quien cubrirá los gastos, que hacer en caso de desempleo.

Es importante la fidelidad y lealtad al compromiso matrimonial. Cuidar la relación con las personas del sexo opuesto, poner límites y evitar relaciones que puedan ser perjudiciales

Buscar la creatividad en la relación de pareja, evitar el aburrimiento.



Evitar la violencia física y emocional.

Motivarse en la vivencia de la fe, ya que es sostén en los momentos difíciles al mismo tiempo con el ejemplo se facilita la transmisión a los hijos.

Negociar. Llegar a acuerdos evitando la manipulación e imposición. Que sea un ganar-ganar.

Manejo adecuado de la comunicación.

Manejo del perdón. Saber pedir perdón, trabajando en los cambios necesarios para evitar que se repitan conductas que lastiman, y saber perdonar.



Evitar centrarse en lo negativo, valorar las fortalezas, lo que si se tiene.

Respeto, evitar ridiculizar, dar el lugar al cónyuge.

Evitar el individualismo, el egoísmo que lleva a la búsqueda de los intereses personales, olvidando las necesidades del otro.

Unidad y apoyo en la educación, formación y corrección de los hijos.

La relación cordial con la familia política, favorece la unidad del matrimonio. Dar al esposo (a), e hijos el lugar que les corresponde. No involucrar a los padres y hermanos en los problemas de la pareja.

Saber que es lo que agrada al otro cual es el lenguaje del amor. Apertura para externar las necesidades emocionales al otro, no esperar que adivine el otro la propia necesidad.

Ver a la persona en su totalidad, aceptarla como es. Concentrarse en trabajar y valorar la belleza interior ya que la física va declinando.

Dialogar lo que si o lo que no se permite en la vida cotidiana e íntima

Definir el legado que se quiere dejar a los hijos y trabajar por conseguirlo. Valores humanos y espirituales.

Buscar al menos una actividad en común. Evitar vidas paralelas.

Planificar festejos, aniversarios, vacaciones.

Lo más importante es tener presente que el amor esponsal es una decisión libre, definitiva y exclusiva. Es un amor que está sustentado en la voluntad no en el sentimiento. Por lo que será necesario el trabajo diario en los detalles. El buscar agradar a la persona amada, buscar espacios diarios para el diálogo. Tener presente la gratitud y la actitud para ir descubriendo cada día los tesoros que hay en él cónyuge.

Hay un asunto de vital importancia en este viaje esponsal y tiene que ver con la decisión de subir a bordo a dos invitados de honor que garantizan el amor permanente, y el poder llegar al destino final con un amor probado en las adversidades. Jesús y María ellos vigilaran, iluminaran y nutrirán ese amor.
 

 

 

 

Artículo patrocinado.

Gracias a nuestro bienhechor Miguel Perez Nunez de México por su donativo, que hizo posible la publicación de este artículo

¡Dona Aquí!






Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |

Another one window

Hello!