Menu


Para encontrar la felicidad
Click para más información
La felicidad personal se logrará haciendo felices a los demás


Por: Francisco Mario Morales | Fuente: Catholic.net



El primer paso en busca de la felicidad, es vivir en paz, vivir la paz y hacer de la paz un modo de vida (calma y tranquilidad con uno mismo y con los demás). Pero para lograr la paz anhelada es necesario ejercitar la prudencia (pensar con madurez, decidir con sabiduría y hacer el bien) y la tolerancia (aceptar a los demás con son).

La paz es aliada del perdón, del ofrecer disculpas las veces necesarias, reconocer errores e imperfecciones, enmendar culpas. La paz y la felicidad se logran en un continuo esfuerzo para vivirlas.

La felicidad personal se logrará haciendo felices a los demás, entonces se obtendrá como recompensa del esfuerzo, la propia felicidad.

Paciencia, una virtud que ha sido olvidada

La paciencia proviene de las palabras paz y ciencia y es: La capacidad de padecer o soportar algo sin alterarse



La paciencia es…

Paciencia significa tener autodominio cuando no puede controlar la manera de actuar de una persona o cuando las cosas no salen como se quiere. Ser paciente es ser sereno y tolerante frente a las dificultades.

Tener paciencia significa esperar, soportar sin alterarse una demora o una situación molesta. Paciencia es perseverancia, es esperar el tiempo que sea necesario para terminar algo. Además, es la capacidad para hacer trabajos minuciosos o pesados. (Fuente: Catholic.net /lafamilia.info)

La Prudencia

La prudencia es la virtud que liderea o conduce a todas las virtudes. Al igual que un sabio conductor, la prudencia es una virtud especial pues pertenece a la inteligencia y a la voluntad. (Por: Mayra Novelo | Fuente: familia@yoinfluyo.com)  Cuando no  hay  prudencia y tolerancia se pierde el respeto.



El bien, la paz y la felicidad, no vienen de fuera, salen del corazón. "La felicidad es interior, no exterior, por tanto, no depende de lo que tenemos sino de lo que somos"... (Psicólogos Católicos)

La felicidad permanecerá en nosotros el tiempo que nosotros nos esforcemos en hacer de la felicidad un modo de vida .La felicidad nunca llegara ni permanecerá por sí sola.

La felicidad es un premio, es el resultado de no encerrarse en si mismo.

¿Existe una definición de felicidad?

La felicidad es un objetivo primario para el ser humano, como derecho individual y colectivo. Hablar de desarrollo de la persona humana y de derecho a la felicidad nos puede parecer un intento de elevar a derecho un estado emotivo muy personal. (1)

La gran pregunta es: “¿Y qué es la felicidad?”

Cada persona sin lugar a dudas tiene derecho a su definición personal. A fin de cuentas lo importante es si en el fondo del corazón nos reconocemos como personas felices o no.
Mi felicidad presupone que tú primero seas feliz. Esta dimensión humanística y existencial podría ser más completa y satisfactoria para el ser humano.

Felicidad implica libertad y responsabilidad, dos grandes valores que podemos sentir y realizar en la propia vida cuando entramos en relación con los demás. No es cuestión de fórmulas o de ideologías, es cuestión de amor. (1)

Mi valor, mi felicidad, mi estabilidad es equivalente al amor que tengo en mi corazón.
“Pondus meum amor meus” decía San Agustín en el IV siglo. Mi peso (mi estabilidad y mi todo) es mi amor.

En un mundo donde la prioridad parece ser la avaricia por poseer, suena en nuestros oídos aquella frase lapidaria: “Hay más alegría en dar que en recibir”  (1)

 

_______________________________________________________________________________

(1) Javier Fiz Pérez | Jul 26, 2018 Aleteia24hrs

 

Artículo patrocinado.

Gracias a nuestra bienhechora Shirley María Villalobos Zamora de Costa Rica por su donativo, que hizo posible la publicación de este artículo

¡Dona Aquí!






Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |

Another one window

Hello!