Menu


Javier, de Rome Reports
Un guía cualificado en Roma y El Vaticano


Por: Luis Javier Moxó Soto | Fuente: Catholic.Net



Javier Martínez-Brocal (Granada, España, 1978) es, además de una grande, entrañable y cercana persona, periodista y escritor, que reside en Roma desde 2003. Dirige la agencia de noticias Rome Reports y colabora con The Wall Street Journal y el diario español ABC.

 

Ha seguido muy de cerca los pasos de los últimos tres papas: ha cubierto la última etapa del pontificado de san Juan Pablo II y los cónclaves que eligieron al papa emérito Benedicto XVI y al papa Francisco. Además, ha acompañado a estos dos últimos papas en la mayoría de sus viajes.

 

Asimismo, dirige el programa semanal El mundo visto desde el Vaticano, que se emite en televisiones de treinta países. Es autor de El papa de la Misericordia (Planeta, 2015), que ha sido un éxito editorial tanto en España como en Latinoamérica.



 

A pesar de su muy intensa actividad al frente de todo este trabajo, ha brindado su disponibilidad a catholic.net y nos ha hecho un hueco como guía cualificado de El Vaticano y Roma, para hablarnos acerca de su reciente publicación en la colección Testimonio de la Editorial Planeta “El Vaticano como nunca te lo habían contado”, que lleva el sugerente subtítulo: “Un viaje inolvidable por el arte, la historia y los protagonistas de este destino privilegiado”.


 

Javier, estás diariamente trabajando en tu agencia ROME REPORTS con noticias que se generan en la Santa Sede, ¿por qué, además, has escrito un libro sobre El Vaticano? ¿cuál ha sido tu principal motivación?

 



Porque a pesar de que llevo casi quince años pasando a su lado todos los días, sigue interrogándome.

 

 

Sabemos que esta obra te ha supuesto un trabajo de documentación importante, ¿qué es lo que más te ha gustado de tu estudio de investigación al escribirlo?

 

Era conmovedor. Ha sido como hacer un puzzle. Poco a poco las piezas iban encajando y he conseguido comprender lo que estaba viendo, y disfrutarlo mucho más.


 

Para ti es importante no perder las ocasiones para gustar de los lugares de modo oportuno, ¿qué sabor has pretendido transmitir de Roma y El Vaticano?

 

Me gusta recordar que a lo largo de los siglos millones de personas han abandonado su casa, su tierra y casi han dejado testamento, para viajar a Roma y encontrarse con la tumba de Pedro. Me gustaba seguir esas huellas para ver lo que les movía a hacer este viaje tan largo, del que quizá ni siquiera habrían regresado.


 

Habiendo tantos guías expertos en la Ciudad Eterna y tantas fuentes bibliográficas actualizadas y completas, sobre arte, historia y protagonistas del Vaticano, queremos preguntarte qué es lo que aporta tu escrito de nuevo, inédito o sorprendente hasta ahora.

 

Creo que da una mirada global y más humana sobre este lugar imponente. No me detengo en las medidas, materiales o fechas de construcción, sino en los motivos y en las personas que hicieron este lugar. En sus sueños, sus ambiciones y sus miserias. En lo que querían hacer cuando construyeron San Pedro. Es el alma del Vaticano.


 

Una curiosidad que muchos pueden preguntarse, ¿por qué muchas veces nos referimos a la capital de Roma cuando queremos decir Estado de la Ciudad del Vaticano? ¿hay tanta frontera o separación?

 

Quizá porque Pedro fue martirizado en Roma, en la colina Vaticana. Lo del Estado Vaticano es muy posterior, de 1929. En el corazón de los cristianos sigue palpitando Roma.


 

Y, al hilo de esto, ¿por qué no llamaste a tu agencia de noticias, Vatican Reports en vez de Rome Reports?

 

¡Buena idea! Pero por ahora, nos quedamos con Rome Reports, una agencia sobre Roma, el Vaticano y el Papa (el romano pontífice...).


 

Si decir que la Iglesia es Católica (como una de sus notas, junto a Una, Santa y Apostólica) es lo mismo que "universal", ¿por qué la llamamos también "Iglesia católica romana", aunque actualmente no se la nombre tantas veces así?

 

“Romana” porque está en comunión con el sucesor de Pedro, que falleció en Roma.


 

Esta “romanidad” que ha estado tan presente en la historia de la Iglesia, ¿no se contradice un poco con la cada vez más creciente diversidad, globalización o multiculturalidad en el seno de la misma Iglesia?

 

Precisamente esa multiculturalidad es lo que más me ha gustado de los años que llevo siguiendo al Papa y al Vaticano. Esa unidad en la diversidad.

 

 

Javier, ¿has tenido ocasión de tratar personalmente a cada uno de los papas desde que llegaste al Vaticano, con cierta frecuencia y has hablado con ellos, entrevistándoles incluso? Una palabra o frase que resuma, en tu experiencia, cada uno de los cuatro pontificados que hasta ahora has vivido, y el lugar al que los hayas acompañado que te haya impactado más.

 

Cada Papa es un gigante. Siempre me he considerado un privilegiado por ser testigo de gestos inolvidables de los Papas. Pero como periodista, he intentado contar lo que veía y hablar del sucesor de Pedro, no de mí. Acompañarlo en el avión ha sido siempre muy interesante. Sentí vértigo cuando lo vi en Cuba, en EE.UU. o en Colombia, donde estaba realmente cambiando situaciones muy difíciles.


 

En estos quince años de tu estancia y trabajo en Roma, especialmente desde tu dirección de la agencia Rome Reports, si tuvieras que indicarnos un encuentro, un acontecimiento o una noticia sucedidos en El Vaticano, ¿cuáles han sido los más importantes para ti como periodista?

 

Sin duda, la renuncia de Benedicto. Nadie nos había enseñado a cubrir una renuncia papal. Y también, el descubrimiento de Francisco, ese primer año de gestos inesperados: fue también como subirse a una montaña rusa.  


 

¿Qué detalles expresados en tipos de cambios o reformas concretos y más sustanciales has visto con el Papa Francisco en El Vaticano, por ejemplo en las áreas de acogida socio-caritativa de los necesitados con las Misioneras Hijas de la Caridad, cambio de la residencia papal por Santa Marta, saltos en el protocolo, y en diplomacia, seguridad, finanzas,... ?

 

El cambio de Francisco es cultural. Ahora quienes trabajan en el Vaticano son quizá más conscientes de que están al servicio de las personas y se comportan de un modo más acogedor. Saben que son el rostro de la Iglesia.


 

Un lugar de Roma, diferente y significativo en cada caso, si te es posible, que recomendarías (y por qué) como imprescindible a un turista cualquiera más o menos despistado, a una pareja de novios en su viaje de luna de miel, a unos jóvenes con ganas de pasárselo bien, y a un sacerdote o consagrado/a.

 

Del Vaticano, a un turista, la Pietà, porque no hay una escultura igual en todo el mundo y la hizo muy joven, cuando tenía 25 años.

 

A una pareja de novios le diría que vengan un miércoles, y que pidan invitación a la audiencia general, especial para quienes vienen de luna de miel. Tendrán la oportunidad de hablar unos minutos con el Papa.

 

A unos jóvenes, la Capilla Sixtina. Alucinante. O si quieren emociones fuertes, los “scavi”, que es la necrópolis enterrada bajo la basílica.

 

Un sacerdote o una religiosa, no puede irse sin ver (y rezar) ante la tumba de Pedro. Pero que tampoco se pierdan el crucifijo con los ojos abiertos de la Capilla del Santísimo. Fue profanado durante el saqueo de Roma, en 1527, y disfrazado de soldado.

 

 

Nos sorprende cómo puedes disfrutar del Vaticano estando tan ocupado con toda la información y actualidad que genera su actividad. ¿Tienes que acompañar al Papa en todos sus viajes apostólicos? ¿te tomas vacaciones de vez en cuando fuera de la ciudad Estado, y así desconectas un poco?

 

Dicen que si disfrutas con tu trabajo, estarás siempre de vacaciones... En Rome Reports nos hemos organizado de modo que no todos debamos informar sobre cada paso del Papa. Es un trabajo de equipo. Pero por supuesto, todos nos vamos de vacaciones. El trabajo no puede ser lo más importante, por muy interesante que sea.


 

Javier, muchas gracias por tu esfuerzo y disponibilidad al concedernos esta entrevista, pues sabemos que apenas dispones de tiempo libre. Por último, y de forma sintética te pedimos como tres retratos o impresiones tuyas personales: Un lugar, una tradición (o costumbre) y una experiencia en El Vaticano que te han quedado grabadas en el corazón y en la memoria que te hayan impactado más.

 

¿Un lugar? La puerta central de bronce de la basílica. Es de las piezas más antiguas. La hizo para la antigua basílica un genio que más tarde se convirtió en espía. Tardó 12 años en terminarla.

 

Una costumbre: cada 29 de junio y 22 de febrero, en las dos grandes fiestas de San Pedro, la tumba del apóstol y la cátedra se iluminan con decenas de velas. Muy evocador.

 

¿Una experiencia? Caminar por Via della Conciliazione y ver el rostro de la gente cuando mira por primera vez la basílica de San Pedro, o cuando regresa de un encuentro con el Papa.

 

                                                            Resultado de imagen para el vaticano como nunca te lo habian contado

 

 





Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |

Another one window

Hello!