Menu


Ante la ideología de Género
Click para más información
Una ideología que no tiene ningún sustento científico y que atenta contra la dignidad del ser humano.


Por: María Teresa González Maciel | Fuente: Catholic.net



La ideología de género se está imponiendo de forma contundente. Y blandiendo la bandera de “la libertad” ha logrado esclavizar a un gran número de personas en nuestros tiempos, que han cedido en su concepción de la vida.

Los niños y jóvenes son atacados ideológicamente en sus etapas más vulnerables, se instauran programas educativos en las escuelas, sin respetar el deseo y determinación de los padres. Se les confunde e impulsa a tomar decisiones trascendentes. En etapas vulnerables (preescolar- primaria) se les sugiere cambiar de sexo, ejercer la sexualidad, sin respetar su edad y les proponen formas que van contra la naturaleza.

Los resultados han sido desastrosos. Basta ver el primer experimento que se hizo en Canadá en 1960. El doctor John Money tenía la tesis de que se nace neutro, y se puede reasignar el sexo, esta es la postura de la ideología de género. Dicen que la crianza, donde al niño o a la niña se le dan coches, muñecas, pantalones, vestidos, etc., puede invalidar la biología neutral. El doctor Money apostó a que uno de los niños gemelos sería más feliz como mujer que como hombre. Sin la aprobación de los padres, experimentó con uno de los niños, quien sufrió mucho. A los trece años empezó con sentimientos suicidas, a los 38 años se quitó la vida, antes lo había hecho su hermano gemelo Brian Reimer.

El Nuevo Orden Mundial, ha logrado imponer la ideología de género, ideología que no tiene ningún sustento científico. Esta ideología no sólo descalifica el orden natural del ser humano, que está probado con investigaciones serias, sino que pretende imponerse como única verdad, descalificando el orden natural y la razón que han avalado por años esa realidad. El hombre es hombre XY en cada célula de su cuerpo y la mujer es mujer XX en cada célula de su cuerpo. Su psicología, su físico, su afectividad, su cerebro funcionan de forma diferente se complementan no sólo en lo físico se enriquecen y perfeccionan en todas las áreas para perpetuar la especie dando seguridad, valores y orden social.

Cierto que ha existido en la historia de la humanidad, en no pocas ocasiones un abuso de parte del hombre, hacia la mujer. Sin embargo, el camino a seguir es: Trabajar sobre la base de la igualdad en derechos, el respeto, la defensa de los valores humanos. morales y espirituales, el amor y la colaboración complementaria para lograr mejorar como personas, al mismo tiempo que se enriquece la familia, el área laboral y la sociedad.



Los promotores de esta ideología lejos de elevar a la mujer en su dignidad humana, le sugieren vivir una sexualidad sin consecuencias aparentes, sin vínculos, sin maternidad; esta supuesta libertad la lleva a un camino de cosificación, autodestrucción en donde pierden su identidad.

La ideología de género va mucho más allá en la apertura de “libertad”, las opciones de elección de género se multiplican: homosexual, bisexual, heterosexual, lesbianas, transexual, travestis, se aprueba las relaciones incestuosas, la pedofilia, el aborto, la promiscuidad. Perversiones promovidas y apoyadas por la ley que acrecienta el número de enfermedades venéreas y generan grandes ganancias económicas. Además de que logran manipular a la sociedad.

Los resultados no se han dejado esperar, la demanda de ayuda psicológica y   psiquiátrica va en aumento debido a la confusión de sentimientos, la ansiedad, angustia, depresión. Al ir contra la naturaleza y el orden el ser humano pierde no sólo la paz sino su salud integral.

Toda esta guerra está dirigida a exterminar la esencia de la persona. Ser   imagen de Dios. El hombre no puede pretender borrar a Dios de la vida, tomar su lugar y querer dirigir el destino del ser humano de acuerdo al capricho de unos cuantos.

Hoy más que nunca los padres deben profundizar en estas realidades, prepararse para educar a los hijos de acuerdo a los valores éticos y religiosos no solo en el área sexual, también moral, espiritual, psicológica.



Otra acción concreta es organizarse como ciudadanos para exigir, en forma pacífica a las autoridades, que respeten los valores elementales de la razón y la ética.

Destruyendo la ideología de género. Si el hombre no acepta leyes aberrantes, estas caerán por su propio peso, pueden estar escritas en papel, pero no en el corazón del hombre que sabe que viene de Dios, que va a él y se sujeta libremente y por amor a sus leyes que le dan la verdadera libertad.
 

 

 

Artículo patrocinado.

Gracias a nuestra bienhechora Susana Ibar de Argentina por su donativo, que hizo posible la publicación de este artículo

¡Dona Aquí!






Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |

Another one window

Hello!