Menu



La Abnegación
Sacrificio voluntario de los propios afectos o intereses en servicio de Dios o del prójimo


Por: Pbro. Sergio G. Román | Fuente: Desde la fe



Honra a tu padre y a tu madre

La vejez es una bendición de Dios, pero qué difícil es ser viejo. El cuerpo se desgasta día a día y las enfermedades agravan el paso natural del tiempo, de tal modo que se llega a ser prácticamente un inválido, dependiente en todo de los demás.
¡Pobres de los que no tuvieron hijos y de los que no supieron educarlos en el amor! Su triste destino será el acogerse a la caridad pública en la que se sirve por un sueldo y por obligación.
¡Dichosos los que supieron ganarse el amor de los hijos!, vivirán rodeados de cariño y morirán en medio de ellos.
Me conmueven mucho los ancianitos enfermos y siempre he pedido por ellos; pero, desde que viví en carne propia la ancianidad de un ser querido, siempre añado ahora una oración muy especial por los que los cuidan. También ahora comprendo la grandeza del amor filial y la capacidad de las hijas, de manera especial de ellas, de amar a sus padres.
He visto cómo son capaces de dejar todo, hasta a ellas mismas, para darse a un padre o una madre enfermos, sacando fuerzas de su debilidad y manteniéndose firmes a pesar de la pesada carga y a pesar de lo largo del tiempo. ¡Benditas sean!
Eso es abnegación.

¿Qué es la abnegación?

“Sacrificio voluntario de los propios afectos o intereses en servicio de Dios o del prójimo.” (Salvat)
Abnegarse, del latín, significa negarse a sí mismo.
La abnegación tiene un motivo que la explica y que normalmente es un bien que se desea conseguir y para lo cual se sacrifican intereses personales.
Ese bien puede estar en el orden de lo meramente humano, como conseguir un triunfo académico, deportivo, artístico o estético. Admiramos la abnegación cuando está motivada por el amor al prójimo; por ejemplo, el bien de la familia, o el servicio a los necesitados o el amor de la patria del que son ejemplo nuestros héroes.
Cuando el motivo de la abnegación es Dios, entonces adquiere un especial sentido de sacrificio, que significa hacer sagrado algo. Aquello a lo que renunciamos por amor, se lo ofrecemos a Dios.

Se explica por el amor

Nos hemos vuelto muy egoístas. Como damos excesivo valor al tener, ya no comprendemos el dar y cuando alguien da pensamos que se está atentando contra sus derechos. El egoísmo no comprende y hasta critica la abnegación de un hermano mayor por sacar adelante a sus hermanos sin padre. ¡Que los olvide y que se supere primero él mismo!, pero él, gracias a Dios, no puede olvidar el amor. Por amor una esposa es fiel y espera al marido que se va a trabajar al Norte. Por amor los padres de un hijo autista buscan continuamente su bien. Por amor una jovencita decide tener el hijo cuya venida arruinará su vida porque el novio no le cumplió. Por amor un hombre deja de beber y asiste a un grupo de Alcohólicos Anónimos. Por amor un nieto se va a vivir con sus abuelos para que no estén solos.
Al que ama, nadie lo obliga a renunciar a sus derechos; lo hace por el bien de sus seres amados.
Y si nuestro mundo no entiende este tipo de abnegación, menos comprende y acepta la que lleva a una joven a ser monjita o a un joven a ser sacerdote.

Jesús nos pide abnegarnos

Jesús es un modelo de abnegación. Siendo Dios, nos dice San Pablo, renunció a su condición divina y se hizo hombre, tan hombre como cualquiera de nosotros, menos en el pecado. Cuando Jesús sufría su débil condición humana, ¿lamentaba, acaso, haber renunciado a sus poderes divinos? ¡No!; porque lo hizo por amor a nosotros.
Y Él, que tanto amó, nos pide a sus discípulos que, si queremos de veras serlo, debemos renunciar a nosotros mismos y tomar su cruz. (Mt 16, 24)
Ser uno con Jesús, seguirlo, consiste en renunciar a la propia voluntad y tratar de hacer la voluntad del Padre Dios, tal como Jesús mismo lo hace.

Se es abnegado…

Cuando el hermano mayor, sin que nadie se lo diga, renuncia a su postre favorito para que ajuste para sus demás hermanos.
Cuando la esposa se abstiene de su necesidad de quejarse ante su marido porque ve que llega muy cansado del trabajo.
Cuando el esposo renuncia a llevar una película mala a su hogar para no lastimar a su mujer que lo ama.
Cuando el hijo no protesta ante los signos de amor maternales hechos en público y delante de sus amigos.
Cuando el profesionista inventa un pretexto para cobrar menos a un cliente del que sabe que tiene grandes necesidades económicas.
Cuando prestamos atención a un amigo que nos muestra las fotos de sus hijos por milésima vez.

 

Reportar anuncio inapropiado |



Publicar un comentario sobre este artículo

 Nombre
 Email (no será publicado)

 País


Comentario



* Gracias por su comentario. El número de mensajes que pueden estar en línea es limitado. La longitud de los comentarios no debe exceder los 500 caracteres. Catholic.net se reserva el derecho de publicación de los mensajes según su contenido y tenor. Catholic.net no se solidariza necesariamente con los comentarios ni las opiniones expresadas por sus usuarios. Catholic.net no publicará comentarios que contengan insultos o ataques y se reserva el derecho de publicar direcciones de correo o enlaces (links) a otras páginas.


Ver Comentarios


Consultorios
Salvador Casadevall
Espiritualidad conyugal, etapas del matrimonio, perdón, solidaridad y educación de los hijos
Ma. Luisa Gabriela Deras Malacara
Consultoría y ayuda personal y familiar
Francisco Mario Morales
Problemas con hijos incrédulos. Educación sexual en familia.
Maria Isabel Álvarez Gaitán
Asesorías familiares, cursos prematrimoniales
Javier Mandingorra Gimenez
Orientador Familiar
Estanislao Martín Rincón
Educadores católicos – Orientación Familiar – Apologética
Enrique Santiago Ellena
Especialidad en temas de familia, especialmente en la relación de las personas
Francisco Mario Morales
Problemas con hijos incrédulos. Educación sexual en familia.
Marta Grego
Consultora Familiar. Aborto, post aborto, adicciones
Rosa María Villegas-Smith
Acompañamiento a mujeres con embarazos no deseados
[+] Ver más consultores
Reportar anuncio inapropiado |