Menu


La Creación de la Mujer
Dios Dispuso la creación del Hombre y los Animales.


Por: Margarita Gonzalez | Fuente: Catholic.Net



Dios dispuso para el hombre una compañera que le alegrara y contribuyera al fin primordial de la creación.  La multiplicación de la humanidad.

Dios, viendo que el hombre estaba solo, respondió a esa necesidad y poniendo al hombre en un sueño profundo, sacó de él una costilla y creó una mujer.

La mujer procede de lo interno del hombre, su propio cuerpo, y al ser formada de una costilla, cumplió con el Plan Divino de recibir la ternura del hombre, de cuidar de su corazón, función que desempeñan las costillas, proteger el corazón, el órgano más perceptivo y depositario del Don Mayor de Dios  El Amor.

El hombre ampara a la mujer y la protege de las situaciones perturbadoras que la quieran alejar de su lado,  llámense a estas situaciones: peligro, acechanzas de perturbaciones, situaciones difíciles que la quieran desmoralizar, etc. Y la mujer es refugio del Amor del hombre que en las diferentes situaciones por las que pasa el matrimonio busca en ella la alegría, la paz, el amor,  la ternura, la delicadeza, la feminidad donde sentirse apoyado y amado.

Por eso el hombre deja a su padre y a su madre  para unirse a su mujer, siendo de ahora en adelante una sola carne, el hombre vuelve a estar completo en el Amor y Fortaleza que encuentra en su mujer, y la mujer en la custodia del corazón y de la paz del corazón de su esposo.



Y en la pareja, se vuelve a dar la Unidad.

 HUMUS, HUMANIDAD

Dios se vale del barro, materia infecunda,  sin vida, ni para la agricultura, y de allí, Dios dispuso la Creación del hombre y los animales, para demostrar Su Poder.

--Jesús mío, en nuestro tiempo el humus es materia orgánica con la que se enriquecen los suelos para una mejor cosecha, ¿entonces?...

 



Dice Jesús:

Los caldeos llamaban “humus” a la materia menos favorecida para la vida, carente de valor, y por eso en las escrituras se llama “humus” al barro que Dios dispuso para de allí, arrancar las obras más esplendorosas de la Creación, el ser humano, habitante de la tierra, así como las bestias del campo y peces del mar.

Brillante fin de la materia infecunda, a quien Dios bendice trayendo a ella su mejor obra, el ser humano, Imagen y Semejanza de Dios.

--Gracias, Jesús mío y Sma. Trinidad por eta explicación…

     





Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |

Another one window

Hello!