Menu


Vacaciones: Pausa en el camino
Vacaciones, tiempo de diálogo, de la amistad, de la familia


Por: María Esther de Ariño | Fuente: Catholic.net



Es tiempo de vacaciones y ya estamos en ellas. Me refiero a los estudiantes y a las personas que con ellos laboran. Colegios, escuelas, universidades están silenciosas y sus puertas cerradas. También algunos padres de familia podrán conseguir algunos días de descanso para acompañar y estar en más íntima convivencia con los hijos y con la familia en general.

En lo que a lo mental se refiere, busquemos el hábito positivo de la alegría.

En lo que toca a los sentimientos, al afecto y al amor, dedicarle más tiempo al esposo o la esposa, a los padres, a los hermanos y también a los amigos. Con los hijos ser firmes pero cariñosos, igualmente con los nietos en todas las edades. No dejemos pasar la vida sin darles cariño. Mejorar nuestra relación con todos, poner lo mejor de nuestra parte, aunque nos cueste. No hacer de las vacaciones una temporada de turbulencias. Los resultados nos darán la alegría de saber que sabemos como convivir. Que los hijos disfruten de nuestra compañía, con los abuelos, con los amigos y que ese disfrutar sea recíproco. En la parte espiritual está nuestra vida de oración, nuestra vida generosa y servicial al prójimo. Quizá en este tiempo de vacaciones tengamos un mejor espacio para visitar a la familia o amistades enfermas o hacer un llamada telefónica a los que sabemos están muy solos o tristes por alguna circunstancia especial.

Tomo nota de lo que decía el arzobispo de Burgos,  España, Monseñor Santiago Martínez en su libro , espléndido y formativo “ Signo de los tiempos” :  “Vacaciones  tiempo de Dios”. Dichosos los que saben encontrar el tiempo para “estar con Dios”, para leer lentamente su palabra, para reflexionar con serenidad. Horas de sosiego estival, para sentarse junto al pozo en que Dios nos ofrece el  “agua” que apaga la ardiente sed. Vacaciones, tiempo de diálogo, de la amistad, de la familia. Vacaciones, tiempo de admirar las maravillas de la naturaleza. Vivir un poco más con uno mismo, a solas sin testigos, no por egoísmo sino por conocer la belleza de parajes interiores, de anhelos ocultos, de sueños olvidados, de proyectos arrinconados …Vacaciones, tiempo para conseguir  y proponernos una existencia más human y más divina “.

Desde este espacio y con cariño, felices vacaciones para todos, chicos y grandes.



                  





Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |

Another one window

Hello!