Menu


Meditando la Palabra
Entrevista a D. Juan Manuel Sierra, experto en Liturgia.


Por: Luis Javier Moxó Soto | Fuente: Catholic.Net



Juan Manuel Sierra López es sacerdote de la archidiócesis de Toledo. Nació en Madrid en 1963 y fue ordenado sacerdote en Toledo, en 1988. Obtuvo la Licenciatura en Ciencias Eclesiásticas en Burgos en 1988. Posteriormente, en 1995 la Licenciatura en Liturgia en Roma, y el correspondiente doctorado en el mismo lugar en el 2004. Trabajo en la Congregación Culto Divino del Vaticano, del 2001-2013. Es párroco, profesor de Liturgia en Toledo y Madrid, y realiza otras tareas pastorales. También es Delegado Episcopal para el Rito Hispano-Mozárabe, y recientemente ha sido nombrado Canónigo Capellán Mozárabe de la Santa Iglesia Catedral Primada de Toledo.

 

Tengo ante mí dos títulos suyos. El primero, más reciente, se titula Los prefacios y las secuencias Junto a otros dos expertos Manuel Garrido Bonaño, osb y Pablo Cervera Barranco, presenta un análisis y comentario, completo y preciso, a los prefacios del Misal Romano para alimentar la vida espiritual y favorecer la participación activa en la liturgia. Se trata de conocer lo que es el prefacio, su uso en la liturgia y su estructura.

El segundo título es  Las Plegarias eucarísticas (SAN PABLO, 2017). Se trata de un comentario litúrgico espiritual sobre el centro o corazón de la celebración eucarística, desgranando el contenido de estas oraciones, explicando los elementos de la tradición orante de la Iglesia. La Iglesia hace la Eucaristía y la Eucaristía la Iglesia.

 



Para profundizar un poco más sobre la Liturgia, pensando en favorecer la participación activa en que tanto ha insistido el Concilio Vaticano II, le preguntamos acerca de dichos títulos y de la actualidad eclesial en torno al tema.

 

El prefacio es la oración con la que se inicia la parte central de la Misa: la plegaria eucarística. En el rito romano ha tenido siempre una especial importancia y una gran riqueza espiritual. En su opinión de experto, ¿cuál es el prefacio más antiguo y cuál el más nuevo? ¿cuál es el que más le gusta y por qué?

Hay muchos prefacios que se remontan a los siglos quinto y sexto, y alguno puede ser anterior. Es verdad que han sufrido adaptaciones, pero en su esencia, no se han modificado. Cada uno de ellos presenta una forma concreta de dar gracias por el misterio de la salvación. Hay otros más recientes, como el tercero y cuarto de Adviento; estos tienen un desarrollo teológico más explícito.

Especialmente bellos son el de Navidad, con expresiones de San León Magno, y el de Cuaresma sobre la Samaritana.



 

D. Juan Manuel, en lo que se refiere al Misal de España, ¿podemos calificar de "significativa y tardía en su aplicación" la modificación que la Congregación para la Disciplina de los Sacramentos y el Culto Divino en la Plegaria eucarística con las palabras "pro multis" (por muchos) reemplazando a "por todos" que se instauró en octubre de 2006 y debía aplicarse desde 2008? ¿ha encontrado ya consenso entre los obispos de lengua alemana? ¿ha habido alguna otra más a considerar que no se haya comunicado o instaurado?

La preparación de la edición de un Misal en una tarea importante y delicada. Es un texto voluminoso, con oraciones que se repiten. Hay textos muy antiguos, con expresiones latinas que no siempre es fácil traducir. Además, se debe buscar una expresión elegante y de comprensión sencilla, pues la mayor parte de la gente va a escuchar los textos. Por eso, las prisas no son buenas.

Respecto a la traducción de las palabras de la Consagración del cáliz, el “pro multis”, se indicó que se hiciera coincidiendo con la nueva edición de cada Conferencia Episcopal.

 

En Liturgia es importante aclarar conceptos, rúbricas, palabras y gestos concretos, por eso quiero preguntarle ¿es lo mismo Liturgia eucarística que Plegaria eucarística? Y, por otro lado, ¿en qué momento o palabras del celebrante, al inicio de la Liturgia eucarística, han de ponerse en pie los fieles, y por qué?

Con el término “liturgia eucarística” se puede designar la Misa, en general, o la parte específica que gira en torno a la Eucaristía. “Plegaria eucarística” se refiere a la oración central de la Misa, dentro de la cual se incluyen las palabras de la Consagración.

Los fieles deben estar levantados para la oración sobre las ofrendas, como se indica en la Ordenación General del Misal Romano. Se trata de una oración que pronuncia el celebrante, en nombre de toda la asamblea (la invitación a todos, para participar de la oración, se hace con las palabras: “Orad, hermanos...”).

 

A veces se desconocen términos muy importantes y precisos de la Misa, de la liturgia eucarística, como la “transubstanciación” ¿Qué es, por qué es un dogma de la Iglesia Católica y en qué momento de la plegaria eucarística se verifica? ¿es aconsejable u obligatorio realizar en ese momento el gesto de arrodillarse y por qué?

El término “transubstanciación”, que han utilizado los teólogos y el magisterio de la Iglesia (el concilio de Trento, Pablo VI, etc.) expresa una afirmación de la fe cristiana: en el pan y en el vino se da una transformación, por las palabras de Cristo y comienza a estar presente el mismo Cristo (cambia la realidad y la presencia). Esa transformación se vincula a las mismas palabras que pronunció Cristo en la Última Cena, aunque es bueno considerar toda la Plegaria eucarística como una unidad y valorar también la acción de la Iglesia (se actúa en nombre de Cristo y de la Iglesia).

En el momento de la consagración, salvo una dificultad por salud, espacio, etc., todos los fieles deben arrodillarse, como expresión de la adoración a Dios y reconocimiento de su presencia redentora.

 

Pero no sólo se trata de cuidar los gestos de levantarse y arrodillarse cuando corresponde, sino sobre todo de respetar el clima de oración adecuado sin distracciones, contar con la formación adecuada para ejercer de monitores, lectores y miembros del coro incluso. Por parte de los celebrantes se echa de menos a veces cuidar más y explicar mejor la liturgia, con homilías más vivenciales y no tan teóricas. En su calidad de experto en Liturgia, ¿cuáles son los errores o equivocaciones más típicas que se pueden observar por parte de los celebrantes, y fieles, en la Misa y cómo aconseja evitarlos?

Lo más importante es conocer lo que estamos celebrando en la liturgia e intentar disfrutar de ese encuentro con el Señor y con la Iglesia, que celebra. La frase de San Pablo, que se repite en el momento de la ordenación: “imitad lo que tratáis” (llevad a la vida lo que estáis celebrando, y viceversa) es la clave para vivir el misterio de fe que se contiene en la celebración litúrgica.

 

Muchas gracias por concedernos esta entrevista y enhorabuena por haber sido elegido recientemente Canónigo Capellán Mozárabe de la Santa Iglesia Catedral Primada de Toledo. Por eso, queremos preguntarle finalmente: ¿qué parte del rito hispano-mozárabe es el que más aprecia o admira, y por qué?

Cada rito tiene su idiosincrasia; el rito Hispano-Mozárabe desataca por su profundidad teológica que se intenta transmitir a todos los fieles, y por la participación de la asamblea en la Misa. Es muy significativa la manera de rezar el Padrenuestro, alternando los “Amén” a cada afirmación.





Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |

Another one window

Hello!