Menu



Homilia del 11 de Julio 2018

Vayan en busca de las ovejas perdidas
Hoy nosotros estamos entre esos que envía Jesús.


Por: Mons. Enrique Diaz, Obispo de la Diócesis de Irapuato | Fuente: Catholic.net




San Benito

Oseas 10, 1-3. 7-8. 12: “Ya es tiempo de buscar al Señor”

Salmo 104: “Recurramos al Señor y a su poder”

San Mateo 10, 1-7: “Vayan en busca de las ovejas perdidas de la casa de Israel”

 



El Papa Francisco al exigirnos salir, llevar el Evangelio e ir a las periferias, no hace otra cosa que recoger la tradición que se inicia desde Jesús. Apenas ha terminado de darles su mensaje y ya espera que sus discípulos puedan difundirlo por todos los rincones.

Los llamó y les dio poder para expulsar los espíritus impuros y curar toda clase de enfermedades y dolencias. Igualmente, el Papa Francisco nos hace un recuento y examen de todas las situaciones que reflejan la presencia del mal en nuestros pueblos. Analiza con objetividad los diferentes escenarios que manifiestan una clara presencia de estructuras injustas, de pueblos abandonados, de personas no tomadas en cuenta, y nos sacude y anima para que a todos los rincones, a todos los lugares de frontera, llevemos el mensaje.

El Papa nos ha insistido en estos lugares de frontera, en estos rincones, porque precisamente allí es donde más se necesita la esperanza. ¿Qué hay en los rincones? Generalmente basura, desperdicios, cosas inservibles, o bien, alguna chuchería que de momento no necesitamos y que esperamos un día pueda ser útil. Pero para Jesús no hay persona olvidada, persona inservible, persona sin valor. Por más que queden en el rincón, por voluntad propia, por protección o porque la violencia hasta allá las ha arrojado, para Jesús son importantes. Por eso las palabras de Jesús suenan con tanta actualidad: ir a expulsar espíritus impuros, curar enfermedades y dolencias, buscar las ovejas perdidas de la casa… Todo está dirigido a los que más sufren, a “los arrinconados”, a los desheredados. Para ellos sonará a gloria la palabra del Evangelio, para ellos Jesús convoca a la misión. Los que van, son personas concretas, con sus limitaciones y sus propias carencias, con sus cualidades y sus entusiasmos, como lo podemos deducir leyendo detenidamente los doce nombres. Hoy nosotros estamos entre esos que envía Jesús.

Hoy a nosotros nos envía a cumplir esta misión. ¿Cómo le respondemos nosotros que somos sus discípulos?

 







Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |

Another one window

Hello!