Menu


Razón de Ser, La Creación
Muchos al ver lo que había hecho Jesús, creyeron en Él.


Por: Margarita Gonzalez | Fuente: Catholic.Net



Jesús mío: Si Dios creó en el tercer día los árboles, y plantas de toda especie, y el cuarto día creó el sol y la luna, las estrellas,  ¿Qué pasa con la fotosíntesis?...

 

Dios creó el firmamento y todo lo que contiene.  Creó mares y ríos de acuerdo a Su Voluntad.  Interviene en el orden de las cosas creadas preparando adecuadamente el lugar digno que albergará más tarde, la vida humana. 

Las cosas se desarrollan según su misma especie y de acuerdo con su orden de vida, de aquí que Dios produjera primero las estrellas para que iluminaran la perfección de la Obra de Dios. 

Después viene la fecundidad de la tierra y se puebla de especies animales y de plantas y de árboles, dedicando Dios al Misterio de Su Creación, el Origen Divino de la Vida.



Las plantas necesitan fotosíntesis, como bien has dicho, pero el Plan de Dios supera con mucho la fragilidad de la vida y crea organismos unicelulares que den principio de vida a la Fotosíntesis, desarrollándose especies de acuerdo al Plan Original de Dios.

Así, la Vida sacude al planeta en una explosión de vida vegetal y mineral para que,  habiéndose adaptado a los medios existentes, sean propicios para la creación de la vida de especies distintas a las que hasta ahora han poblado el planeta, surgiendo entonces la vida animal, en proceso de formación de las especies según el Plan de Dios. 

Piensa que todo esto sucede de acuerdo a la Voluntad de Dios que trasciende todo el orden de la Creación, hasta culminar con la presencia del hombre, creatura que, por el conocimiento, Don Divino de Dios, es superior a todo lo creado, necesitando el hombre, Imagen y Semejanza de Dios, un cuerpo que albergase el Espíritu Superior que Dios le concedió  para reinar sobre la Creación.

Así es como los planes de Dios persisten a pesar de los cambios domésticos y de alimentación que el hombre ha experimentado a lo largo del Camino de la Vida y que,  pese a su fragilidad humana, persiste por el Espíritu Divino que Alberga ese cuerpo que el hombre mismo ha perjudicado tanto con su vanidad y molicie.

Perecerían si no hubiese un Espíritu Superior que diera alientos de Vida Eterna en el ser humano.



Dios vela por Su Creación.  Hagan ustedes lo mismo.  Mejoren su calidad de vida física y Espiritual a la que fueron creados.  Destino Superior y Eterno, al lado de Su Creador y Señor, Dios.  

 

 

 

 

21.  LA ECOLOGÍA

De mi cuaderno amarillo dorado con la imagen de Jesús, Cristo Rey.

Sistema integrador de la Vida Humana que merece nuestro respeto y nuestra atención.

El hombre ha perdido la orientación en este importantísimo renglón de su existencia y manipulado el medio ambiente como si él no dependiera del entorno ecológico primordial que garantiza la subsistencia y la vida misma.

El desprecio que ha mostrado el hombre en lo referente a la cultura que se necesita para considerar y actuar de acuerdo a este medio de vida, equivale al suicidio colectivo de la especie humana, que en su inconciencia y desorden, ha despertado fuerzas dormidas de la naturaleza que atenta contra su propia seguridad y existencia.

Ha colapsado el clima depositando en la atmósfera gérmenes nocivos para la salud. 

La basura acumulada en depósitos es un tema de bastante preocupación. 

Los incendios acaban con la vida vegetal y animal, y el hombre es culpable de la mayoría de estos incendios.

El clima  ha demostrado un desequilibrio difícil de componer.

El hacinamiento en las grandes urbes ha demeritado la calidad de la vida humana, trastornando valores morales y éticos que antes era  inaudito admitir.

La televisión y los medios masivos han trastocado el orden familiar, dejando de existir lazos profundos y verdaderos de amistad y respeto que valoran nuestras vidas hacia el Bienestar y el Orden.

Se ha dejado de producir conciencia que garantice la presencia equilibrada del hombre sobre el planeta y plantea grandes interrogantes sobre el ser y quehacer de la raza humana.

Y así, podríamos continuar enumerando acciones destructoras y nocivas contra nosotros mismos en nuestras acciones al sistema natural ecológico que es fuente de Bienestar puesto por Dios para servirnos de él y no manipularlo a nuestro antojo, ensuciándolo, degradándolo, en fin, como si quisiéramos acabar con él.

Es de Conciencia meditar lo que hemos hecho y lo que haremos para remediar el actual estado de cosas antes que la crisis se haga irreversible.

Dejemos de ensuciar y destruir el medio ambiente.  Es por nuestra propia seguridad.

 

Y nos invita a meditar nuestras acciones en contra de nosotros mismos.





Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |

Another one window

Hello!