Menu



“El ser empresario, antes de tener un significado profesional, tiene un significado humano”

Del valor económico al valor social
Click para más información
Generación de valor social: el libro que todo empresario que trabaja por un mejor país, debe leer.


Por: Raúl Omar Tépox | Fuente: Catholic.net



Con tristeza me atrevo a afirmar que la responsabilidad social corporativa se ha convertido en un elemento más en una lista que las empresas quieren tener para presumir que son socialmente responsables. Se ha convertido en una especie de requisito para mantener la membresía a un selecto club, en el que la responsabilidad social termina operando como un elemento publicitario, que da prestigio y le permite mantenerse en el mercado… ah, y claro, incluso ayudar a los sectores vulnerables.

Valdría la pena pensar si estamos confundiendo los fines con los medios. Podría ser que la ayuda que las empresas ofrecen, a través de sus programas de responsabilidad social, esté convirtiéndose en un medio para conseguir otros intereses y haya perdido de vista su finalidad: la responsabilidad que toda empresa tiene por contribuir de manera positiva con su entorno.

    “La producción de bienes públicos, de valor público y la generación de valor social, son asuntos que deben interesarnos a todos los que vivimos en la misma sociedad, y no solo a quienes tienen la responsabilidad inicial”

    -Agustín Llamas

 



Una invitación a generar valor social

    “Este libro invita a la reflexión con un sólido marco teórico, esencialmente político, pero a la vez con un alcance práctico que incita a la acción y define prácticas para la generación de valor social”

    -Rafael Gómez Nava

En la era de lo socialmente responsable nos urgía un texto que ofreciera ciertas luces, que dijera las cosas sin rodeos y que ofreciera una serie de lineamientos acerca de qué tienen que hacer las empresas para lograr realmente un impacto social positivo.

Fruto del impulso que el Instituto Panamericano de Alta Dirección de Empresa (IPADE) ha dado a la investigación, el año pasado, el Centro de Investigación en Empresa y Sociedad presentó el libro Empresa y Sociedad. Generación de Valor Social. Escrito por el profesor Agustín Llamas Mendoza, es un texto de ágil lectura que, de manera concisa, bien fundamentada y con lineamientos claros, introduce la noción de valor social y explica claralmente por qué la empresa no debe limitarse a buscar la generación de valor económico.



Si bien este libro no pretende agotar el tema, me parece que es una lectura obligada para todos los que quieren un cambio positivo en el país, principalmente por dos motivos:

Plantea los elementos más importantes a considerar cuando se habla de generación de valor social, superando así las simples nociones de bien público y de responsabilidad social.

Aunque no es un manual de responsabilidad social, es una invitación a la reflexión y creo que esto es, a fin de cuentas, lo más importante: que tanto políticos, como empresarios como miembros de la sociedad civil, reflexionen sobre la manera más eficiente de crear sinergias para la generación de valor social.

En este libro queda patente lo que ya todos sabemos, pero siempre se nos olvida: ni todo es culpa del gobierno, ni las empresas van a salvar al mundo. La generación de valor social es tarea de todos: “La producción de bienes públicos, de valor público y la generación de valor social, son asuntos que deben interesarnos a todos los que vivimos en la misma sociedad, y no solo a quienes tienen la responsabilidad inicial” nos dice el profesor Llamas en su obra.

El texto es muy breve y, como ya mencioné, de ágil lectura. Sin embargo, en pocas páginas nos ofrece mucha información para analizar, reflexionar y decidir cómo podemos generar valor social desde nuestra situación concreta. Rafael Gómez Nava, Director General del IPADE, lo resume muy bien en su carta de presentación: “este libro invita a la reflexión con un sólido marco teórico, esencialmente político, pero a la vez con un alcance práctico que incita a la acción y define prácticas para la generación de valor social”.
Política, democracia y gobernanza: del bien público al valor público

Esta invitación a la acción a través de la reflexión política y filosófica, se logra gracias a un itinerario que me parece muy pertinente: El autor explica tres nociones fundamentales: 1) Política y Democracia, 2) Gobernanza y 3) Gobernanza Corporativa para finalmente ofrecer un marco dentro del cual, retomando conceptos como cooperación y reciprocidad, es posible generar valor social.

En cuanto a la relación entre Gobernanza y Gobernanza Corporativa, el autor no pretende establecer un paralelismo, lo que resultaría impreciso y simplista, sino que “se trata de plantear cuestiones que no solo sean éticas o justas, sino políticamente factibles en el marco de una sociedad que se pretende democrática y en la cual la empresa, inserta en ella, se conduce de modo que satisface sus propios intereses económicos, pero también contribuye a la construcción y mantenimiento del orden social y democrático”.

“Más que una visión de la empresa que únicamente busca maximizar los beneficios económicos, hay que buscar una que conduzca a la solución de problemáticas sociales y a la promoción de un orden social y político basado en los valores de la democracia”

    -Agustín Llamas

Del valor económico al valor social

Me parece que uno de los puntos medulares de esta obra es la clara explicación de que no hay incompatibilidad entre la generación de valor económico y la generación de valor social, ya que la empresa, cuando se apega a su fin, genera valor social. La creación de riqueza debe ir acompañada de generación de valor que consolide la sociedad.

    “Un buen gobierno corporativo, reconoce y amplía el alcance de sus relaciones e impactos al conjunto mismo de la sociedad”

    -Agustín Llamas

Sin duda alguna, esta es una obra que vale la pena leer, esta reseña no busca hacer un resumen sino invitar a leer la obra para después, poner en práctica acciones concretas que lleven a trabajo conjunto entre empresa, gobierno y la sociedad civil
Corolario: Al buen entendedor, pocas palabras

    “Organizaciones que generan valor económico a costa del valor social, que deberían generar para el entorno (clientes, proveedores, etc.) son insostenibles”

    -Agustín Llamas

Esta obra del profesor Llamas es de especial pertinencia para los católicos. Quienes lean este texto se darán cuenta de que, sin hablar de Dios, Iglesia ni Religión, el profesor Llamas invita a generar valor social, completamente en línea con los planteamientos de la Doctrina Social Católica (DSC).

A todas luces me parece que este texto se inserta dentro de la DSC, pero en concreto propongo dos razones, espero que lean el libro y encuentren más:

A lo largo del texto encontramos (tal vez, con otras palabras) que la generación de valor social no se logra sin los 4 principios en los que está basada la DSC: Bien común, la dignidad de la persona humana, solidaridad y subsidiaridad.

La noción de valor social que propone el profesor Llamas, no dista mucho, a mi parecer, de la definición de bien común que la constitución Gaudium et Spes del Concilio Vaticano II propone: “Conjunto de condiciones de la vida social que hacen posible a las asociaciones y a cada uno de sus miembros el logro más pleno y más fácil de la propia perfección”.

A veces, como católicos, nos preguntamos qué más podemos hacer. Leer este libro puede ser un buen punto de partida. Considero que vale la pena recordar lo que señalaba el Papa Benedicto XVI en su introducción a la encíclica Caritas in Veritate: “vivir la caridad en la verdad lleva a comprender que la adhesión a los valores del cristianismo no es sólo un elemento útil, sino indispensable para la construcción de una buena sociedad y un verdadero desarrollo humano integral”.

Esta idea refuerza lo que el magisterio ha promovido desde la publicación de la Rerum Novarum de León XIII en 1891 y ha reafirmado en decenas de documentos posteriores que conforman la Doctrina Social de la Iglesia: los valores cristianos no solamente son compatibles con la búsqueda y consecución del bien común y la justicia social; son fundamentales para una auténtica justicia social, que va más allá de lo material y entiende que las necesidad concretas de la sociedad, más que a motivos biológicos y sociológicos obedecen a la dignidad absoluta como persona que todo ser humano posee de manera inalienable.
Es decir, entender que los valores cristianos  no solamente son compatibles con el desarrollo económico y el bien común, sino que son necesarios, requiere que miremos un poco más lejos y nos demos cuenta de que un verdadero desarrollo humano es imposible si se busca un desarrollo económico que deja de fuera las propuestas de la DSC: “Organizaciones que generan valor económico a costa del valor social, que deberían generar para el entorno (clientes, proveedores, etc.) son insostenibles”, nos advierte el profesor Llamas.

Artículo patrocinado.

Gracias a nuestro bienhechor Roberto Olea Hernandez por su donativo, que hizo posible la publicación de este artículo

¡Dona Aquí!






Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |

Another one window

Hello!