Menu


También yo quisiera un día llegar a ser Santa
Click para más información
Talentos Trabajando


Por: Gabriela Rivas | Fuente: Catholic.net



PARAGUAY DE FIESTA CON LA BEATIFICACIÓN DE MARÍA FELICIA DE JESÚS SACRAMENTADO “CHIQUITUNGA”


El sábado 23 de Junio quedó grabado en los corazones de todos los paraguayos devotos de la primera beata mujer paraguaya María Felicia de Jesús Sacramentado cariñosamente llamada “Chiquitunga”, perteneciente en su vida laical a la Acción católica y luego ingresó a la congregación de las Carmelitas Descalzas; quien fue elevada a los altares en una liturgia muy emotiva en el estadio General Pablo Rojas del Club Cerro Porteño de Asunción.


En una jornada  llena de alegría que  inició a las 14:00 horas con animaciones e himnos sobre la beata nos iban preparando el corazón para el momento culmen del día la liturgia Eucarística donde el Monseñor Edmundo Valenzuela Mellid Arzobispo Metropolitano de Asunción leyó el pedido hecho a la Iglesia para que Chiquitunga fuese agregada al número de los santos de la Iglesia Católica.

 



Posteriormente el enviado por el Papa Francisco, el Cardenal Angelo Amato Prefecto de la Congregación para la Causas de los Santos quien presidió la Santa misa, leyó el decreto de beatificación de María Felicia, además de una reseña completa sobre la vida heroica de Chiquitunga en favor de los niños, jóvenes, ancianos y enfermos;  momento en el que fue descubierta la imagen del retablo preparado para la ocasión compuesta por más de 70.000 rosarios de los fieles paraguayos y de muchos otros países del mundo, provocando una explosión de júbilo en los más de 45.000 fieles asistentes a esta histórica fiesta.

Estuvieron presentes en esta celebración  miembros del clero paraguayo, en especial también religiosos y religiosas carmelitas quienes salieron del claustro para esta fiesta, familiares y amigos de Chiquitunga, como así también el joven Ángel Ramón Domínguez protagonista del milagro por intercesión de la hoy Beata María Felicia y la enfermera Blanca Duarte quien encomendó la vida de en ese entonces el niño nacido sin signos vitales a Chiquitunga.

El retablo elaborado por el Artísta Delfín “Koki” Ruiz fue pensado para plasmar la oración de los devotos en esta jornada esperada desde 1997, año en el que se iniciaba el proceso de beatificación tras la aprobación del Papa Benedicto VI de las virtudes heroicas de María Felicia; se lanzó la campaña “Tu rosario para Chiquitunga” y llegaron de todo el Paraguay y el mundo rosarios, incluso el Papa Francisco, obispos, sacerdotes hicierón llegar sus rosarios a través de embajadas.

A cada rosario acompañaba una intención, ambos estuvieron presentes en el retablo, más de 70.000 rosarios que hicieron parte del rostro sonriente de Chiquitunga con sus flores favoritas los jazmines y su fórmula o símbolo  de la felicidad T2OS que significa T2 (T al cuadrado), O (ofrezco) S (Señor)  “TODO TE OFREZCO, SEÑOR “, y en el presbiterio se encontraban un techo de rosarios, y por atrás las intenciones y los rosarios artísticamente presentados.   

La reliquia de María Felicia también estuvo presente expuesta y al término de la celebración realizó una procesión para su veneración, se trata del cerebro incorrupto de la Beata, por lo cual ya el Doctor neurocirujano Elio Marín ha expresado el deseo de que Ella sea declarada patrona de los neurocirujanos así como lo es San Roque González de Santa Cruz, primer santo paraguayo, patrono de los cardiólogos, teniendo en cuenta que su reliquia es el corazón incorrupto.




El pedido oficial es que Chiquitunga sea declarada patrona de los jóvenes, de hecho así la recordó el Papa Francisco en el Ángelus del domingo 24 de junio en el Vaticano, invitando a los jóvenes a seguir el ejemplo de servicio y entrega de María Felicia Chiquitunga:

“El testimonio de esta joven Beata es una invitación para todos los jóvenes especialmente para los paraguayos a vivir la vida con generosidad, mansedumbre y alegría”.

Su Santidad ha establecido el 28 de abril como fecha de recordación de Chiquitunga.
 

Recordamos una de los escritos de nuestra querida Beata, representada con una sonrisa siempre “En todos los trabajos que estoy realizando trato de poner el sello de nuestro espíritu cristiano, porque quiero que todo se sature de  Cristo y donde quiera que sea pueda dejar un rayito de luz”.


El pueblo paraguayo ya reza por el próximo paso para la canonización de la nueva Beata, esperando ya los milagros que se produzcan por su intercesión.