Menu


Juntos, lo tenemos todo
Efectivamente, juntos lo tenemos todo


Por: Maleni Grider | Fuente: www.somosrc.mx



Queridos hermanos en la fe de Cristo, hoy abro este artículo hablando de sintaxis, donde el uso de una simple coma puede cambiar el sentido de toda una frase. Así de importante es saber colocar los signos de puntuación a la hora de redactar, a fin de hacer de nuestra escritura lo mejor posible. Todo lingüista sabe que escribir es un arte y, como en todo arte, existen diferentes estilos, sin embargo, hay reglas gramaticales que no se pueden violar u omitir porque puede distorsionarse el sentido correcto.

Ahora bien, “We don’t have it all together” es una frase muy común en inglés que significa básicamente “todavía no lo tenemos todo resuelto”. Como ustedes ya saben, se usa en diversas circunstancias, pero el sentido es expresar que aún se está trabajando en algo que no está todavía completo.

En esta ocasión, voy a compartir con ustedes una sencilla pero hermosa enseñanza, y para ello voy a contarles algo de índole personal:

Hace unos días, mi esposo y yo estábamos en nuestra terraza, porque al fin había pasado el frío extremo y tuvimos una mañana cálida. Desayunamos juntos mientras escuchábamos el sonido del viento, el roce de las ramas de los árboles y el cantar de los pájaros. ¡Qué bendecidos nos sentimos en ese momento en nuestra nueva casa, la cual ya se ha convertido en un bello hogar, con los estómagos llenos, los corazones alegres (¡los niños en la escuela!), y listos para unir nuestros espíritus con nuestro amado Padre celestial en oración.

Mientras orábamos, dije esta frase, “Lord, we don’t have it all together yet, but help us to progress in our spiritual life as we work hard in your projects” (Señor, todavía no lo completamos, pero ayúdanos a crecer en nuestra vida spiritual conforme trabajamos arduamente en tus proyectos”. Cuando terminamos la oración, mi esposo me dijo: “You know? We may not have it all together, but we have it all… together” (“¿Sabes? Podremos no tener todo ya terminado, pero juntos lo tenemos todo”.



Fue algo muy dulce de su parte. El momento así lo ameritaba porque estábamos en un ensueño, en el Paraíso matrimonial al que Dios nos llamó, rodeados de todas las bendiciones que Él nos ha regalado. Efectivamente, juntos lo tenemos todo. La unidad en el matrimonio y con nuestros semejantes es la clave para una vida armoniosa y feliz.

Podremos a veces sentirnos insuficientes en los esfuerzos que hacemos día a día para complacer a nuestro Señor, o incluso frustrados por no haber completado ciertos proyectos personales, o que Él nos ha encomendado. La batalla no es sencilla, muchos son los obstáculos que tenemos que enfrentar a diario. Pero si buscamos la unidad con nuestros seres queridos, nuestros compañeros de trabajo, nuestros colegas, nuestros hermanos en la fe, nuestros cónyuges, entonces nada podrá detenernos, y no habrá proyecto que no se cumpla a su debido tiempo.

Grandes son los planes de Dios, majestuosos sus diseños, aunque para nosotros impliquen un reto monumental. Con el amor del Padre, la gracia de nuestro Señor Jesucristo y la unidad del Espíritu Santo, en comunión unos con otros, podremos ganar las grandes batallas que enfrentemos.

Así que hoy agreguemos una coma y digamos: “We don’t have it all together but we have it all, together” (No lo tenemos todo junto todavía pero lo tenemos todo, juntos), y cambiemos el sentido de nuestra vida. ¡Que Dios los bendiga!







Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |

Another one window

Hello!