Menu


La Castidad ¿Virtud o Castigo?
¿Cómo lo ve la sociedad en nuestros tiempos?


Por: Davidtarin | Fuente: Catoliscopio.com



¿Por qué hay gente que ve la castidad como una virtud? ¿Qué hace que la castidad sea para alguien un castigo o una virtud? Si la prueba de amor (relación sexual) que se exige a la pareja fuera otra cosa, ¿Qué sería? vamos a responder las siguientes preguntas.

Para hablar de castidad primero hay que saber qué significa para la Iglesia Católica.

El significado de la Castidad

El Papa Juan Pablo II, en su exhortación apostólica “Familiaris Consortio” nos habla acerca de la castidad:

Según la visión cristiana, la castidad no significa rechazo ni menosprecio de la sexualidad humana: significa más bien energía espiritual que sabe defender el amor de los peligros del egoísmo y de la agresividad, y sabe promoverlo hacia su realización plena. (FC 33). Se trata de tener un control real sobre los impulsos sexuales, sentimientos, emociones y deseos.

Es importante resaltar que la sexualidad no se limita a los aspectos genitales, sino que abarca toda la esencia de lo que es la persona, es por ello que saber dominar todo tipo de impulsos nos hace crecer, pero sobre todo nos da voluntad para amar.



Probablemente la idea que tenías de castidad es diferente a lo que la iglesia enseña y ese desconocimiento es lo que ha distorsionado la idea de castidad que se ha transmitido a la sociedad como un castigo; abstenerse sin sentido a algo siempre va a ser un castigo, pero abstenerse para tener voluntad, edificar y dignificar a otra persona o a sí mismo, es una virtud.

¿Qué consecuencias podría haber para una persona que no vive la castidad?

Básicamente sería tener poca voluntad y esto implica la incapacidad de negarse a sí mismo para darse, los impulsos y deseos sexuales dominarían a la persona, lo que provocaría en él o ella celos, manipulación, cosificación de la pareja, individualismo, impulsividad, leve razonamiento para decidir, soledad entre otros.

Actualmente existen varias tendencias que muestra la relación sexual como una necesidad básica en el desarrollo del individuo. La sociedad cada vez invita más al individualismo por lo que no ve la castidad como una virtud, pero tampoco propone algo que genere respeto hacia su cuerpo, algo que genere voluntad y algo que proteja su alma e invite a valorar el caminar y no sólo una meta.

Saber esperar es saber que hay algo mejor, y más que una recompensa es lo que se está forjando en el interior del hombre, genera la posibilidad de tomar mejores decisiones, de valorar y saber aprecias desde los detalles más sencillos hasta los aspectos más desapercibidos.

La castidad es saber dominarse a sí mismo, para acrecentar su amor.

No se trata de no sentir atracción o impulso sexual, sino a pesar de ello sobrepasar los deseos para crecer y tener la capacidad de utilizar la poderosa palabra NO a aquello que te aleja de la santidad y usar la poderosa palabra SI a aquello que te lleva a la santidad, es decir, la felicidad plena.



Artículo originalmente publicado en Catoliscopio.com

 





Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |

Another one window

Hello!