Menu


En el día de la Primera Comunión.
Un día muy especial que recordaréis siempre.


Por: Maria Luisa Martinez Robles | Fuente: Catholic.Net



Ha llegado el día tan esperado. Os habéis preparado durante mucho tiempo para recibir a Jesús. Hemos pasado muy buenos ratos juntos, hemos aprendido, hemos escuchado historias que nos ayudan a ser mejores, nos hemos reído y disfrutado de estar juntos un rato, todas las semanas.

Ha llegado el momento de poner en práctica la teoría. Es  vuestra Primera Comunión, espero que no sea la última. Os aseguro que si recibís a Jesús a menudo, todo os resultará más fácil, seréis más fuertes y menos egoístas. Eso no quiere decir que no encontréis dificultades en vuestra vida, injusticias y envidias pero si Él está con vosotros, las superaréis.

No olvidéis nunca que es vuestro mejor amigo, no os pone condiciones. No os dejará nunca.

En el bautismo vuestros padres y padrinos quisieron que formaseis parte de la familia de Jesús. Hoy sois vosotros los que afirmáis que  queréis recibirle.

La Eucaristía es el alimento de nuestra alma, no la dejéis morir de hambre.  Tenemos mucha suerte de tener fe, de creer firmemente que Jesús está ahí, que en la Consagración se realiza un gran milagro.



No  olvides nunca a Jesús,  siempre estará a vuestro lado.





Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |

Another one window

Hello!