Menu


El Espíritu de la verdad los irá guiando
¿Cómo vives hoy la presencia de Dios?


Por: Mons. Enrique Diaz, Obispo de la Diócesis de Irapuato |



Hechos 17, 15-16, 22-18, 1: “Les anuncio a ese Dios que ustedes veneran sin conocerlo”

Salmo 148: “La gloria del Señor sobrepasa cielo y tierra. Aleluya”

San Juan 16, 12-15: “El Espíritu de la verdad los irá guiando a la verdad plena”

 

¿El hombre de nuestros tiempos es menos religioso que antiguamente? Encontramos con frecuencia afirmaciones que nos aseguran que el hombre actual se ha alejado de “supersticiones” y que consideran la fe como un atraso y ataduras que no permiten avanzar… pero si escuchamos con atención sus objeciones y sus dudas comprenderemos que lo que ellos consideran “religión” o “dios”, dista mucho de ser el verdadero Dios que ha proclamado y manifestado Jesús, y que los valores que proclaman como la verdad, la fraternidad, la justicia, son propiamente los valores del Reino. Quizás tendríamos que decirle a quien con sincero corazón busca verdad y justicia, que precisamente Jesús tiene como principales enseñanzas esa misma verdad y esa misma justicia.



Quizás hoy tendríamos que afirmar, como San Pablo, que Jesús ha manifestado el rostro de Dios muy cercano al hombre, que lejos de alienarlo o despojarlo, lo llena de plenitud y de sentido. En un mundo que se dice ateo y materialista, el hombre suspira y busca esa verdad que le fortalezca, y que alimente su espíritu. No puede llenarse de materialismo y egoísmo, su misma naturaleza le lleva a descubrir “algo”, “Alguien”, superior que le dé sentido a su existencia.

Muchos lo buscan en meditaciones, en ejercicios psicológicos, en terapias, pero mientras no descubran a Dios como Alguien cercano, que se deja encontrar, seguirán con esa ansia y sed de Dios. Jesús se hace rostro de ese Dios creador del que habla San Pablo, Jesús se hace diálogo y palabra, para que nosotros podamos conversar y comunicarnos con Dios. Jesús es el camino de encuentro entre la humanidad y Dios.

El pasaje de este día nos muestra a Jesús en su despedida de los discípulos, no como abandono, sino como una señal del destino del hombre. Ofrece la presencia del Espíritu para iluminar nuestras mentes y para que podamos descubrir en medio de nosotros la presencia de Nuestro Padre.

No ahoguemos esas ansias de Dios que tiene nuestro corazón, no dejemos oscurecer vidas por ambiciones materiales que ocultan la luz de nuestro Dios. Hoy aceptemos la propuesta de Jesús y por medio de su Espíritu descubramos a Dios en nuestras vidas. ¿Cómo vives hoy la presencia de Dios?

 



 





Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |

Another one window

Hello!