Menu


Santísima Trinidad
Y su gran Amor hacia Nosotros


Por: Margarita Gonzalez | Fuente: Catholic.Net



Dios Padre es Amor,  cualidad inmensa que lo describe, y en ese amor fuimos creados.

En la creación, Dios nos dio vida, y vida eterna para que, a semejanza de Él, pues nos hizo a su imagen y semejanza, existiéramos en y por el Amor.

Dios Padre en su infinito Amor, ni nos alejó de Él ni nos corrió del paraíso.

En su infinito amor y lleno de ternura ay de comprensión y compasión, por nosotros, nos puso en un lugar más adecuado para que pudiésemos saciar nuestras nuevas necesidades, que adquirimos debido al pecado de origen.

Después de esto, tanto nos ama y desea tenernos de vuelta con Él, que nos envía a su Hijo Único, para que nos muestre el camino de regreso.



Y ese Hijo, consubstancial al  Padre, Dios en sí mismo, (la Divinidad engendra Divinidad), es Amor y tanto nos ama, que no vaciló (dudó) en dejar ese Reino de Amor y venir a nuestras miserias y pecados a nuestros errores y sombras, a traernos vida y vida eterna. 

Durante su vida, predicó y practicó, enseñó y evangelizó el Amor.  El amor a Dios sobre todas las cosas, el Amor al prójimo. 

Y se hizo Camino, Camino de  Verdad y Vida.

En un inmenso acto de amor, cargó con nuestros pecados para que se nos perdonaran y dio la verdadera dimensión a la Ley Divina.  AMOR Y CARIDAD.

Ni la vino a abolir ni la vino a sustituir.



Nada más nos enseñó el verdadero Valor de esa Sagrada Ley, la verdadera interpretación.

Esa que el Padre deseaba que aprendiéramos para que fuésemos felices.

Y la Ley del Amor, Jesús, se hizo Ley de Caridad.

Se hizo humano para darnos su estatura Divina.  Y para ello, nos concretizó la sagrada Ley en 2 mandamientos de Amor:

            Amar a Dios sobre todas las cosas,

            Amor al prójimo como a ti mismo.

--Un mandamiento nuevo nos dio el Señor,

Que nos amemos todos, como Él nos amó…

 

 

  • El Padre nos ama tanto que nos creó para ser felices y existir en el amor y la paz.
  • El Hijo nos ama tanto, que se encarnó para hacerse camino,  verdad y vida, y vida nos da.
  • El Espíritu Santo nos ama tanto, que se hizo AMOR para habitar en nosotros, y de esta manera, darnos a conocer al Hijo, y con el Hijo, llegar al Padre.

Nos hace templos de Dios, y con el amor del hijo,  nos hace Hijos de Dios.

Gracias sean dadas al Padre por su  gran  amor.

Gracias a Su Unigénito, por si gran amor y salvación.

Gracias al Espíritu Santo, por su gran amor y su presencia.

Gracias a nuestra Madre Amorosa, por hacerse puerta del cielo, al que nos permite acceder,  con su ternura y amor.

                                                                       Amén

 

 

 

 





Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |

Another one window

Hello!