Menu


Al rescate de la conciencia
7 consejos para rescatar nuestra conciencia del relativismo


Por: María Teresa González Maciel | Fuente: Catholic.net



En el interior de todo ser humano existe la conciencia inscrita por Dios. Es una voz que le señala con toda claridad el bien, el mal, la verdad. Escucharla, sujetarse a ella, seguirla es dejarse regir por el plan de Dios, el orden, el amor. Además es el camino ideal para regresar a las manos de su Creador.

Esta conciencia se basa en dos pilares la razón y la fe. Que dan total claridad, luz a la realidad humana. Fe y razón no se contradicen trabajan juntas y llevan al hombre a la auténtica libertad y plenitud.

La pérdida de la conciencia.

Cuando se contempla el desorden actual el hombre no pocas veces se olvida de preguntar las causas de este laberinto. Si decide hacer un alto e intenta analizar, profundizar, las ideologías que imperan y que esclavizan al ser humano. Los pensamientos que han llevado a la humanidad al caos Estas filosofías que prometen “libertad”, “felicidad” incluso buscan imponer “un nuevo orden mundial”, sin tener en cuenta a Dios.

Este nuevo amo ideológico del hombre implanta modas exalta el placer fuera del orden, la búsqueda de intereses egoístas, ambición, vanidad, corrupción, logrando que sus seguidores nublen la luz de su inteligencia y endurezcan su corazón bajo su tiranía oculta, los lleva de forma sutil al vacío, a la autodestrucción.
 



Ante esta situación ¿Qué hacer?

Antes de despertar o formar esta recta conciencia. Puede seguir estos pasos:
1.    Sinceridad y apertura para ver donde se encuentra   y definir a donde quiere ir.
2.    Confesión. Con ella recupera la vida de gracia que permite con la presencia y la acción de Dios emprender el camino.
3.    Oración. Dialogar las propias decisiones con Dios, con tiempo, sin precipitación ya que no es buena consejera.
4.    Acercarse a la Palabra de Dios y al Magisterio de la iglesia, que indican él rumbo cierto.
5.    Pedir la luz y ayuda del Espíritu Santo, para que lo ilumine, acompañe y fortalezca en el recorrido.
6.    Buscar un Director Espiritual, y la ayuda de gente virtuosa.
7.    Recibir la Eucaristía en forma adecuada para permitir que su alimento vaya fortaleciendo la práctica de las virtudes.

También tenemos los mejores modelos a imitar Jesús como hombre Dios y María. Dos personas que se sujetaron libremente al plan divino.

Jesús como Dios sabia a que vino al mundo, a dar libremente su vida por amor, a pagar el precio de su sangre, para rescatar al hombre. María se sujetó al Espíritu Santo, no entendía, pero confiaba y meditaba los sucesos en su corazón. También fueron probados por el sufrimiento, que aceptado y ofrecido tienen un valor salvífico.
 

Si tú quieres rescatar tu consciencia imita a Jesús y a María
 

 




 

 





Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |

Another one window

Hello!