Menu


Llenos de gracia, muertos de cansancio
Talentos Trabajando


Por: Mitzy Espinosa de los Monteros Álvarez | Fuente: Catholic.net



El día de hoy quiero compartir mi fin de semana , donde hice la experiencia  de caminar en mi ciudad con un grupo de amigos, con un fin:  hacer lío.

Si, lío, pero lío del bueno: reír, cantar, jugar , recorrer la ciudad y por supuesto parar en las capillas e Iglesias del lugar para recargar fuerzas.

¿Para qué?: pedir por las necesidades del mundo, las necesidades de la Iglesia, las necesidades de cada uno, y dar gracias a Dios porque es bueno.

No tengo como explicar lo que sentí, solo una frase en cada paso, en cada mirada de los demás, en cada parada, y en cada oración: esto es de locos.



Fue de locos, ir predicando a Jesús sin decir una palabra solo con un letrero en la espalda  “Si son lo que tienen que ser prenderán fuego al mundo entero”, y se encendía.  Se encendía en la mirada de la gente curiosa que nos veía, se encendía en la duda  de los demás en ver que decía la playera , se encendía en el comentario ¡que bien que hagan esto!

 

Locos de amor por Cristo, hacíamos y éramos lo que teníamos que hacer  y ser. No llevábamos más que nuestra alegría, unas bocinas y nuestras mochilas. Y es que a eso es a lo que estamos llamados, a vivir día a día de nuestra vida  en Jesús, hacer de cada minuto un momento de oración: por el otro, por mi y sobre todo un momento de agradecimiento y alabanza por que estamos aquí y  porque tenemos un propósito para vivir.

Y ahí, en el Church-a-thon lo entendí ¿cómo es la vida del apóstol?: lleno de  gracia y muerto de cansancio. No sentía mis piernas, estaba muy acalorada y anhelaba mi cama, pero estaba plena, mi corazón latía al mil  porque tenia la certeza que a través de nuestra oración  Dios  estaba YA actuando en la vida de muchas personas que nos confiaron el rezar por ellos.



Que felicidad ser católica, que bueno es saber que el mismo hombre que murió por mi en la Cruz,  que esta vivo y presente en el Sagrario, es el  que en comunión con el Padre y el Espiritu Santo dijo “Hágase” y  creó el mundo.

A palabras de María Paula, una compañera de esta increíble aventura, defino hoy, para ti lector, el Church-a-thon, y honestamente no creo que haya mejor manera de decirlo:

  Una oportunidad para que nosotros los jóvenes podamos llevar a los demás a Cristo con el testimonio, inundar las calles de alegría, las iglesias de intenciones y sobretodo el corazón del amor infinito de Dios.

 

¿Qué te pareció nuestra experiencia? 

Te invito a que la repliques en tu comunidad y veas que bueno es el Señor.

 

 

 

 

 





Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |

Another one window

Hello!