Menu


Parte III. Proyecto Magdala
Entrevista al Padre Juan Solana


Por: Ana Paula Morales | Fuente: Catholic.net



Entrevista al Padre Juan Solana

¿Cómo siente usted que a partir del descubrimiento de Magdala se han incrementado los peregrinos mexicanos en Tierra Santa?

Hay que poner las cosas en su contexto: el descubrimiento de Magdala nació cuando el Papa Juan Pablo II había encomendado a los Legionarios de Cristo la dirección y la atención del Centro Pontificio Notre Dame de Jerusalén que es un centro de peregrinaciones.

Entonces cuando llegamos a dirigirlo éramos tres sacerdotes y cinco consagradas era el final de la “intifada”. Era un momento en que las peregrinaciones estaban de caída. Los hoteles vacíos, los guías desocupados. Era una verdadera situación de crisis de la industria turística. Nosotros llegamos, tomamos conciencia de ello y decidimos no quedarnos con los brazos cruzados, sino reaccionar de eso y tratar de buscar una solución. Evidentemente siendo Legionarios de Cristo nos enfocamos evidentemente en los lugares en los que estábamos presentes.

En esos primeros años fue México, España, Estados Unidos y Chile. Yo creo que ese hecho generó un flujo inmediato de peregrinaciones que con el tiempo ha ido aumentando y consolidándose. Hasta ser posiblemente un punto de referencia en México. Hoy en México cuando la gente quiere venir en Tierra Santa pensaría o voy con los franciscanos o voy con los legionarios. También hay otras razones de viaje.



Nos hemos convertido en un punto de referencia creo que ha sido muy importante para poder llevar el proyecto de Magdala mismo para multiplicar la presencia de México; creo que México estará dentro de los diez países de mayor número de peregrinos en Tierra Santa.

Eso es muy significativo, hay que considerar que México está muy lejos, los viajes cuestan mucho, también hay que considerar que México es un país con una tradición muy grande de catolicismo, tiene un número muy grande de católicos en el mundo. Digamos que la conexión espontánea entre México y la Tierra Santa está ahí; en una relación de fe, espiritual, religiosa.

Además, la proyección de la Tierra Santa en México tuvo unos propagadores excepcionales: los franciscanos que desde hace 800 años tienen la custodia en Tierra Santa y 500 años en México, Por lo tanto, en su esfuerzo de evangelización en México también se encuentran muchos filones, muchos aspectos de lo que era su tradición en Tierra Santa. Puedo decir que la Ciudad de Puebla creada, fundada por franciscanos y por las autoridades españolas en 1531, tuvo en su núcleo fundacional el esquema de Jerusalén. También las iglesias que se crearon, los recorridos, las calles, reflejan el esquema de Jerusalén. Me atrevo a decir que en México en su DNA espiritual y cristiano tiene la Tierra Santa metida en todos lados.

En los últimos años habiendo descubierto unas ruinas excepcionalmente importantes para el mundo judío y también la colonia judía de México se ha interesado mucho por estas ruinas. El embajador de Israel en México, es un promotor entusiasta de Magdala frecuentemente en las embajadas tanto israelí en México o la mexicana en Israel. Nos han tenido como punto de referencia para algunas actividades y también la Secretaría de Relaciones Exteriores ha apoyado en la embajada de México en Israel; por ejemplo, con el transporte de materiales arqueológicos, la solicitud de las visas para los arqueólogos, voluntarios. En mis últimas vistas la comunidad judía en México, que es muy numerosa, me ha solicitado hacer algunas actividades como desayunos, entrevistas, etcétera. mostrando un gran interés para que el proyecto de Magdala sirva como un puente entre la Iglesia Católica y el judaísmo y entre el Estado de Israel y el Estado de México. Entonces creo que Magdala tiene muchas virtudes que tenemos que ir desarrollando y que han sido providenciales y que no estaban en nuestra mente, pero parece que estaban en la mente de Dios.

 







Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |

Another one window

Hello!