Menu


Milagro aprobado para la canonización de María Catalina Kasper
Tras un accidente automovilístico fue declarado muerto


Por: Xavier Villalta A. | Fuente: Catholic.net



La condición más importante para la canonización es un milagro reconocido. A la intercesión de Marría Catalina Kasper se le atribuye la curación de un religioso indio quien sufrió heridas graves en un accidente de coche en noviembre de 2011 y fue declarado clínicamente muerto. Durante la oración por los difuntos, las religiosas del instituto de las Siervas Pobres de Jesucristo (SPJc) de Dernbach se dieron cuenta de que el hermano abría y cerraba los ojos. A pesar de múltiples fracturas óseas y lesiones internas, el hermano se recuperó. Previamente, las Hermanas habían rezado una novena a su Fundadora.

Relato completo de lo ocurrido

El 25 de noviembre de 2011, la comunidad SPJc en Madhya Pradesh (MP), India, recibió una llamada informándoles que el Hermano Leo, un religioso de la localidad, habría sufrido -el día anterior- un accidente de tránsito en la carretera Mumbai-Agra, (no muy lejos de donde las religiosas viven), y que había sido trasladado inconsciente al hospital estatal en Dhamnod, a unos diez kilómetros de la escena del accidente.

Las religiosas arreglaron que el hermano Leo fuera transportado en una ambulancia al Hospital y Centro de Investigación Choithram en Indore (MP). El hospital está a unos 85 kilómetros de Dhamnod. Allí fue tratado y conectado a un ventilador. Los doctores describieron su condición como muy crítica. Los exámenes revelaron politraumatismo con múltiples lesiones en la cabeza, hemorragia interna múltiple, lesiones de la columna cervical y otras lesiones abdominales.

Una de las religiosas, al enterarse de la gravedad de las heridas, sugirió que la comunidad SPJc en Dhani debería rezar una novena a la Beata María Catalina Kasper pidiendo su interceda ante Nuestro Señor por el Hermano Leo. Sugerencia que fue aceptada inmediatamente.



El 27 de noviembre de 2011, los médicos asistentes declararon que el religioso estaba clínicamente muerto. El hermano Víctor, el Procurador General de la Comunidad a la que pertenece el hermano Leo, se reunió con el médico tratante y, tras aquella consulta, decidió preparar las cosas necesarias para el funeral. Durante aquel día, muchos sacerdotes, hermanas religiosas de varias comunidades, amigos y conocidos visitaron al hermano Leo para despedirse de él.

Ya en la noche, cuando las religiosas del instituto SPJc se despedían del hermano Leo. Una de ellas tocó al hermano Leo y lo llamó por su nombre. Con sorpresa, notaron un movimiento del cuerpo y vieron que el hermano Leo abrió los ojos y los volvió a cerrar. Las enfermeras y el médico en jefe fueron llamados para comenzar el tratamiento de inmediato.

El 28 de noviembre de 2011, el hermano Leo volvió a abrir los ojos y comenzó a hablar con la enfermera que lo atendía en ese momento.

Desde el 29 de noviembre de 2011 hasta el 4 de enero de 2012, el hermano Leo continuó recibiendo tratamiento médico en el hospital. A pesar de que había sufrido varias lesiones severas en la cabeza, huesos rotos y contusiones en el abdomen, para lo cual los médicos habían programado originalmente varias cirugías, finalmente se recuperó totalmente sin necesitad de cirugía alguna.

El 4 de enero de 2012 fue dado de alta. Actualmente es responsable de los jóvenes aspirantes de su congregación en Tamil Nadu, India



 





Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |

Another one window

Hello!