Menu


Evangelizadores de Nuestro Tiempo
¿Qué actitud debe tener un evangelizador de hoy?


Por: María Verónica Vernaza | Fuente: Capsulas de Verdad



¿Santo o demonio?, ¿bueno o malo? En el día a día tenemos muchas posibilidades de caer en alguna tentación o de ser verdaderos testigos de Jesucristo. Nadie es cien por ciento íntegro, del blanco al negro la gama de grises es muy grande y la mayoría de nosotros nos conformamos con decir que no hacemos mal a nadie. Es difícil decir que somos verdaderos cristianos cuando al medio día ya hemos quebrantado algunos de los mandamientos de la ley del Señor.

Una de las peticiones de Jesucristo fue ir y evangelizar a todas las naciones. A primera vista suena muy desalentador porque son escasos -como san Francisco Javier- los que se sienten capaces de hacerlo; viéndose uno tan pecador es casi imposible tener las agallas para pensar siquiera que lo va a intentar. Evangelizar este mundo que nos ha tocado vivir no es tarea fácil, y más todavía cuando la sociedad nos presiona cada vez con más fuerza a mantener la religión como algo opcional e íntimo.

Pienso en dos personajes que dieron la pauta en la era moderna: el Obispo Fulton Sheen y la Madre Angélica. Ellos son dos referentes que supieron evangelizar a través de los medios de comunicación de su tiempo: la televisión. Ambos tuvieron mucha oposición incluso de los mismos católicos, ¿cómo iban a utilizar un medio que se prestaba a tantas cosas malas, exaltando la violencia y la banalidad? La gente pensaba que el ego y la soberbia eran sus motores, pues seguramente querían destacar y ser reconocidos por sus conocimientos, antes de enseñar el mensaje de Cristo.

Personalmente sigo las cuentas de podcast en inglés del obispo Robert Barron y del padre Mike Schmitz que son muy puntuales, y también la de Leah Darrow (Do Something Beautiful). En español existen sacerdotes y laicos que evangelizan de igual manera como el padre José Antonio Fortea y Alejandro Bermúdez.

¿Qué actitud debe tener un evangelizador de hoy? Creo que debe aprender a leer los signos de nuestra sociedad y poderle sacar el provecho para dar testimonio. La teoría es muy fácil: sacramentos y oración son los principales requisitos de todo católico, aunque en la práctica la cosa sea más complicada.



Es necesario que el nuevo evangelizador esté al día en temas de interés popular como las nuevas series y películas, porque ese es el pulso de la sociedad, ese es el reflejo de lo que sucede en la vida moderna. Pero más allá de comprar las palomitas de maíz y relajarte viendo la película hay que saberlas analizar a la luz del evangelio y del magisterio de la Iglesia. ¿Qué se puede rescatar de lo que acabaste de ver?, ¿se presta para un momento de reflexión con tu familia?, ¿cómo deberías actuar en un caso similar al planteado en la serie o película?





Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |

Another one window

Hello!