Menu


Miremos a San José, modelo de varón
Una recomendación del arzobispo de San Juan de Cuyo, monseñor Jorge Lozano


Por: n/a | Fuente: AICA.org



El arzobispo de San Juan de Cuyo, monseñor Jorge Lozano, puso a San José como modelo de varón, en vísperas de la solemnidad del esposo de la Virgen y padre adoptivo de Jesús.

“En él reconocemos a un varón cabal, íntegro. Varias escenas evangélicas lo pintan de cuerpo entero. Dios le habla en sueños y José obedece. No tiene todas las evidencias en claro, pero se juega acompañado por la gracia de Dios. Confía en esas señales que Dios le muestra aún en forma borrosa, pero que en su corazón resuenan a modo de interpelación e impulso audaz”, indicó.

El prelado describió a San José como “un hombre de su pueblo, valorando la historia, con una firme esperanza en el cumplimiento de las promesas de la Salvación” y recordó que el Evangelio lo muestra como “conocedor y practicante de su religión” y como “un varón piadoso acompañando a María y al Niño Jesús a las celebraciones en el templo”.

“Fue migrante en la huida a Egipto ante la persecución de Herodes que buscaba al Niño para matarlo. Y allí partió José cuidando a su familia. Le tocó vivir en un país extranjero, sin vecinos de su pueblo ni amigos, sin conocidos”, agregó, y la comparó con “la dura experiencia que hoy atraviesan tantas familias desplazadas por razones étnicas, religiosas o políticas. Los que buscan escapar del hambre o los desastres naturales”.

El prelado señaló que San José era un “hombre trabajador en la carpintería para ganar el sustento familiar. Tanto es así que a Jesús lo conocían por el oficio de José: ‘el hijo del carpintero’”.

Asimismo, destacó que “es patrono de la Iglesia, porque confiamos en que así como cuidó a María y a Jesús, nos protege a todos nosotros”.

“Miremos a José y reconozcamos los varones en él un modelo a imitar. Miremos a José y pidamos que interceda por quienes sufren a causa de la paternidad. Por quienes tienen a sus hijos enfermos, presos, en la pobreza. Por quienes ven con dolor a sus hijos encadenados en el consumo de drogas, en el alcohol o el juego. Por quienes lloran la muerte temprana y absurda. Miremos a José”, concluyó.

Artículo publicado originalmente en AICA.org

 





Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |

Another one window

Hello!