Menu


Milagro aprobado para la canonización de Vicente Romano
Raimundo Formisano, fue curado de un cáncer abdominal


Por: Xavier Villalta A. | Fuente: Catholic.net



Raimundo Formisano, es el hombre milagrosamente bendecido por Dios gracias a la intercesión de Vicente Romano: en 1989 él sanó, sin explicación médica alguna, de un carcinoma maligno en el abdomen. Raimundo no quiso recibir tratamiento médico y no fue internado en un hospital, pero a pesar de todo, menos de un año después, el tumor se redujo considerablemente hasta desaparecer, inexplicablemente.

Luego de que la comisión médica del Vaticano reconociera, a mediados del 2017, que científicamente no se puede explicar esta curación, los teólogos de la Congregación para la Causa de los Santos se pronunciaron -el 26 de octubre de 2017- emitiendo una opinión positiva sobre lo que se considera el tercer milagro[1] necesario para la canonización

Raimondo FormisanoRaimondo nació el 14 de agosto de 1930, tras apenas 7 meses de gestación, desde muy temprana edad asistía regularmente a la iglesia parroquial, volviéndose un hombre de gran devoción. A los 20 años de edad se casó con Florinda Cimmino, con quien tuvo 14 hijos, todos con vida, cuyos nombres -en orden cronológico- son: Salvatore, Carmela, Rosanna, Ciro Raimondo, Virginia, Antonio, Ana, Vincenzo, Margherita, Gerardo, Nunzia, Ángela, Lucía, Aniello. Él moriría en mayo de 2003 por un paro cardíaco. El tumor, aquel que tuvo en 1989, nunca regresó.

El lunes 6 de marzo de 2018, el Papa Francisco autorizó la emisión del decreto reconociendo esta curación como un milagro. Vicente Romano fue beatificado en 1963 por el Papa Pablo VI y ahora, coincidencialmente, pueden ser canonizados juntos.

[1] El Papa San Juan Pablo II, con la Constitución apostólica Divinus perfectionis Magister del 23 de enero de 1983 reformó el proceso de canonización, anteriormente se necesitaban un mínimo de dos milagros para la beatificación, ahora se debe probar que se ha producido tan sólo un milagro a través de la intercesión del fiel que se pretende beatificar. La beatificación de Vicente Romano fue anterior a esta reforma, por lo que este es el tercer milagro, atribuido a su intercesión ante Nuestro Señor Jesús, que ha sido aprobado por la Santa Sede.



 





Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |

Another one window

Hello!