Menu


Una pregunta terrible
Las preguntas que todo joven se plantea. Una clave para responderlas: la decisión vital.


Por: Ramón Dalmau Lacomba | Fuente: Colaboración Catholic.net



Si tu hijo te pregunta, como a mí me sucedió: “¿Qué habéis hecho los adultos para que en el mundo hayan tantos problemas…?” bueno, está claro que tienes un problema. Si la pregunta te la hace el vecino del 5º 2ª puedes soltarle un discurso basado en los lemas de tu ideología favorita y te quedas tan tranquilo. Pero cuando te la formula el hijo de tus entrañas, por el que sientes una pasión que te llevaría a dar la vida por él, tu conciencia te señala que debes alimentarle con la verdad. Con él no puedes permitirte trampas. Tienes que dar lo mejor de ti mismo.

Si además resulta que eres de la generación de los que empezamos a asistir a las Jornadas Mundiales de la Juventud con aquel gigante del Espíritu llamado San Juan Pablo II…

entonces tienes otro problema añadido. En efecto, experimentaste sin duda aquel baño colectivo de amor entre los asistentes. Aquellas miradas de complicidad, aquel ayudarse espontáneo, aquel entenderse con una simple mirada cuando tu inglés y el del austríaco que tenías delante no daban para más, aquel sentirse fundidos todos en uno orando en la vigilia de adoración. En pocas palabras, experimentaste la “Civilización del amor”.

Así pues, concretando, la situación es la siguiente: ante ti está tu hijo que te acaba de formular esta terrible pregunta. Su mirada, candorosa y confiada, transmite su certeza de que sus “papis”, sus “Supermans”, van a ilustrarle como es debido. Y por otra parte tu cerebro y tu corazón se resisten a repetirle el discursito que has empleado con el del 5º 2ª porque en el fondo sabes que tienes una respuesta mucho mejor: las cosas van tan mal porque no nos empeñamos en construir la “Civilización del amor”.  San Juan Pablo II  no la consideraba un sueño utópico. Tú pudiste experimentarla durante unos días y desearías con toda tu alma esforzarte por ella, aunque, de entrada, pueda parecerte un sueño imposible...

En tu interior sabes que ésta es la respuesta correcta. Pero tu hijo no tiene edad aún para leerse de un tirón las Encíclicas y Exhortaciones Apostólicas varias. Entonces… quizá esta novelita pueda ayudarte.



 

https://www.amazon.es/Jaque-Polar-Star-2-0-responderlas/dp/1976773091/ref=cm_cr_arp_d_product_top?ie=UTF8

 

sss




Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |

Another one window

Hello!