Menu


Con María en el camino de la Cuaresma
María con certeza recordaba las palabras de Simeón: una espada de dolor te atravesará el alma por ser Tu Hijo signo de contradicción


Por: n/a | Fuente: orarconelcorazonabierto.wordpress.com



Recorramos junto a Ella el camino de la Cuaresma. La Virgen, obediente a la voluntad del Padre, se dirige también hacia la cruz y lo hace como modelo de creyente que medita en lo íntimo la Palabra del Padre. María, en su misión de Corredentora, con certeza recordará las palabras de Simeón de que «una espada de dolor te atravesará el alma por ser Tu Hijo signo de contradicción». María asume en la oración la misión encomendada por Dios y lo medita todo en la intimidad de su corazón.

La Cuaresma de María se prolongó toda la vida de Cristo. Fueron treinta y tres años de travesía y de profunda preparación y de cercanía con Jesús. Una catequesis de silencio, de entrega, de renuncias, de discreción, de servicio, de compromiso. Ella recorrió este camino cuaresmal aceptando los compromisos inherentes a su «Sí» a Dios. Y en el momento cumbre, decisivo para la misión de su Hijo, pudo mantenerse firme a los pies de la Cruz. No lo hizo únicamente como Madre desgarrada por el dolor sino con una entrega absoluta, como parte de su ofrenda al Padre. María no fue un personaje más en el cuadro del Gólgota, fue un personaje crucial en los trazos de la Pasión. Y esta es la enseñanza que obtengo hoy de María: su preparación hacia la Pascua.

María profundizó cada día de su vida el profundo sentido de la Pasión de Cristo. Preparó su corazón y su alma en el desierto de la Pascua. Fue fiel a su compromiso con el Padre. Fue auténtica en su ofrecimiento de las ofrendas de su vida. Y eso le permitió entrar más a fondo en los sufrimientos de Cristo. Y es lo que deseo hacer yo en estos días de Cuaresma. Tener la actitud de María, responder con mi «Amén» a la voluntad del Padre, transformar con mis silencios los «Hágase» para Dios en mi vida, aferrarme con paz y serenidad a los planes que Él me tiene encomendados, crecer en la fe para no caer en el desaliento ni en la  frustración, darle sentido con mi oración callada a la vida, responder a los interrogantes que se me plantean con un total abandono. En definitiva, como María, que nada perturbe mi fidelidad a Cristo, mi unión con Jesús en el siempre difícil camino de cruz. No hay santidad sin prueba. No hay amor sin fidelidad. No hay entrega sin voluntad. Y en esto María es el espejo en quien mirarme en esta santa Cuaresma.

¡María, Madre, cuánto tengo que aprender de Ti, que junto a la Cruz alcanzaste la máxima expresión de tu Amor por Jesús, tu fidelidad a la voluntad del Padre! ¡María, tu me enseñas la importancia de confiar y de creer, de ser firme en la fe, para entregarme en mi vida cristiana! ¡De tu mano, María, me es más fácil aceptarlo todo y estar de acuerdo con todo lo que sucede en mi vida! ¡En este tiempo, María, ayúdame a profundizar como hiciste Tú en la Palabra de Dios, a ser más constante y fiel en la oración, a retener y meditar en lo más profundo de mi corazón todo lo que el Padre quiere transmitirme! ¡Concédeme, María, la fuerza para responder cada día a la llamada de Dios con autenticidad y responsabilidad! ¡Ayúdame, María, a seguir los pasos de Jesús, a ser como Él, a crecer en la cosas de Dios, a aumentar mi fe, a esperar en la esperanza y a vivir en el amor! ¡Gracias, María, por caminar junto a mi en el camino de la Cruz!

 



sss




Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |

Another one window

Hello!