Menu


El guía predilecto
Santo Evangelio según San Marcos 1, 12-15. Domingo I de Cuaresma. Ciclo B.


Por: H. Michael Vargas, L.C. | Fuente: missionkits.org



En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.

Cristo, Rey nuestro. ¡Venga tu Reino!

Oración preparatoria (para ponerme en presencia de Dios)

Señor Jesús, ilumíname para poder ser dócil a las inspiraciones que vienen del Espíritu Santo.

Evangelio del día (para orientar tu meditación)



Del santo Evangelio según san Marcos 1, 12-15

En aquel tiempo, el Espíritu empujó a Jesús a retirarse al desierto, donde permaneció cuarenta días y fue tentado por Satanás. Vivió allí entre animales salvajes, y los ángeles le servían.

Después de que arrestaron a Juan el Bautista, Jesús se fue a Galilea a predicar el Evangelio de Dios y decía: "Se ha cumplido el tiempo y el Reino de Dios está cerca. Conviértanse y crean en el Evangelio".

Palabra del Señor.

Medita lo que Dios te dice en el Evangelio



Todos hemos sentido, en algún momento de nuestra vida, diversas mociones, luces, inclinaciones o inspiraciones. Muchas de ellas nos inclinan a actuar, a seguir adelante, a poder decidir qué es lo mejor para nuestra vida, de cara a un Dios que no es ajeno a lo que hagamos. Muchos hemos sentido como nuestra alma, nos pide momentos de silencio, momentos de soledad. En otras ocasiones, se siento el gozo, la alegría y, por ende, quiere que estemos en compañía, sea de Dios, o de aquellas personas que nos rodean, sean familiares, amigos o conocidos.

Es claro que, en algunas ocasiones, ante dichas luces, inclinaciones o inspiraciones, nuestra vida nos puede parecer como una veleta, la cual gira entre los vientos que vienen de un lado a otro, de un momento determinado o cuando menos lo esperamos; muchas veces planeamos una cosa y al final se hace otra.

Si utilizamos nuestra mirada sobrenatural, es decir, el ver con los ojos de la fe, nos daremos cuenta de que esos vientos de diversas situaciones, acontecimientos, que mueven nuestra vida, sean negativos o positivos, encubren la presencia de Dios, quien muchas veces nos quiere decir algo; es más, es una manifestación palpable de que el Espíritu Santo está trabajando como un guía predilecto en nuestra vida.

Fruto de ello lo podemos ver reflejado en el Evangelio, en donde el Espíritu Santo, empujó a Jesús al desierto, teniendo que pasar por la difícil experiencia de ser tentado por el demonio. Es necesario hacer la experiencia del silencio, de la soledad, o de la prueba en el desierto, para poder estar atentos a la escucha del Espíritu Santo. Cada momento, cada situación, sea difícil,o sea fácil, contribuye para el bien de aquellos que aman a Dios. (Rom 8:28) Pues Dios nos dispone de ellas, para que aprendamos y crezcamos en esta vida.

Si tuviéramos la Palabra de Dios siempre en el corazón, ninguna tentación podría alejarnos de Dios y ningún obstáculo podría hacer que nos desviáramos del camino del bien; sabríamos vencer las sugestiones diarias del mal que está en nosotros y fuera de nosotros; nos encontraríamos más capaces de vivir una vida resucitada según el Espíritu, acogiendo y amando a nuestros hermanos, especialmente a los más débiles y necesitados, y también a nuestros enemigos.
(Homilía de S.S. Francisco, 5 de marzo de 2017).

Diálogo con Cristo

Ésta es la parte más importante de tu oración, disponte a platicar con mucho amor con Aquel que te ama.

Propósito

Proponte uno personal. El que más amor implique en respuesta al Amado… o, si crees que es lo que Dios te pide, vive lo que se te sugiere a continuación.

Buscaré un momento de silencio durante el día y me preguntaré: ¿Qué quiere Dios de mí, hoy?

Despedida

Te damos gracias, Señor, por todos tus beneficios, a Ti que vives y reinas por los siglos de los siglos.
Amén.

¡Cristo, Rey nuestro!
¡Venga tu Reino!

Virgen prudentísima, María, Madre de la Iglesia.
Ruega por nosotros.

En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo.
Amén.

 





Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |

Another one window

Hello!