Menu


Han Roto el Cascarón y está Vacio, resucitó
Ha Resucitado, Aleluya


Por: P. Dennis Doren, LC | Fuente: Catholic.Net



Hoy festejamos el don de la Resurrección, hemos acompañado a Jesús a lo largo de estos días de sufrimiento y soledad, pero el dolor y la muerte no terminan aquí, el Sepulcro está vacío, verdaderamente HA RESUCITADO, ALELUYA.

Jeremías nació con algunas dificultades. A la edad de 12 años no había pasado de 2º grado y parecía que jamás podría aprender nada.

Con frecuencia, su maestra se exasperaba con él porque solía estar en su banco moviéndose y gruñendo. A veces hablaba claramente, como si un rayo de luz hubiera penetrado en la oscuridad de su cerebro; pero la mayor parte del tiempo, Jeremías irritaba a su maestra.

Cierto día, citó a sus padres para hablarles. Cuando ellos entraron en el aula vacía, la maestra les dijo: “Jeremías verdaderamente tiene que asistir a una escuela especial. No es bueno para él estar con niños más pequeños que no tienen problemas de aprendizaje; de hecho, tiene un atraso mental de cinco años con respecto a los otros alumnos”.

La mamá lloraba calladamente, mientras su esposo le decía a la maestra: “Señorita, no hay ninguna escuela especial aquí, sería un golpe terrible para Jeremías si lo quitáramos de esta escuela; a él verdaderamente le gusta estar aquí”.



La maestra permaneció sentada durante un largo rato después que se habían ido los padres de Jeremías, contemplando a través de la ventana la nieve que caía y que parecía enfriarle el alma. Quería entender a estos padres, después de todo, su único hijo tenía una enfermedad terminal. Pero no era bueno tenerle en su clase, había otros 18 niños a los que debía enseñarles, y Jeremías solo los distraía; además, nunca aprendería a leer y escribir. ¿Por qué malgastar más tiempo con él?

Mientras pensaba en esto, comenzó a sentirse culpable. “Aquí estoy, lamentándome por mis problemas, que no son nada comparados con los de esa pobre familia”, pensó. Y también oró: “Señor, ayúdame a ser más paciente con Jeremías”. Y a partir de ese día, trató verdaderamente de ignorar los ruidos que hacía el niño y las hojas en blanco de su cuaderno.

Un día, Jeremías caminó dificultosamente hasta el escritorio de su maestra arrastrando su pierna. “La amo, Señorita”, exclamó lo suficientemente fuerte como para que toda la clase lo oyera. La maestra se puso roja, especialmente al ver los gestos que hacían los otros alumnos. Ella alcanzó a tartamudear: “Bue… bueno… es muy lindo lo que me dices, Jeremías. Ah… ahora, por favor vuelve a tu asiento…”.

Pasó el tiempo, llegó la primavera, y los niños conversaban animadamente acerca de la proximidad de la Pascua.

La maestra les contó la historia de Jesús, y para destacar la idea de que la vida renacería, entregó a cada uno de los niños un huevo grande de plástico, y les dijo: “Quiero que lo lleven a su casa, y mañana lo traigan con algo dentro que nos enseñe sobre la vida. ¿Entienden?” “Síííí, Señorita”, respondieron entusiasmados todos los niños, excepto Jeremías. Estaba escuchando atentamente, sus ojos no se quitaban del rostro de la maestra. Ni siquiera estaba haciendo sus ruidos habituales. ¿Habría entendido lo que ella dijo acerca de la muerte y la resurrección de Jesús? ¿Podría hacer la tarea? ¿Llamaría a sus padres para explicarles lo que Jeremías tenía que hacer?



Esa tarde tuvo que hacer muchas compras, planchar una blusa, preparar la cena y se olvidó completamente de hacer esa llamada.

Al día siguiente, los 19 alumnos vinieron a clase. Reían y charlaban mientras ponían los huevitos de plástico en la canasta vacía que estaba sobre el escritorio de su maestra. Y al finalizar el período de clases, llegó el momento de abrirlos.

En el primero, la maestra encontró una flor: “Oh, sí, una flor es señal de una nueva vida”, dijo. El siguiente huevo contenía una mariposa de plástico, que parecía real. Su comentario fue: “Todos sabemos que algunas orugas se convierten en mariposa. Sí, ésta también es una vida nueva”.  Después abrió otro donde había una piedra cubierta de musgo. Y explicó que el musgo también era una muestra de vida.

A continuación abrió el cuarto huevo. Su respiración se hizo entrecortada. ¡Este estaba vacío! Seguramente debe ser de Jeremías”, pensó. “No habrá entendido mis instrucciones. Si no me hubiera olvidado de telefonear a sus padres…”.

Y como no quería que Jeremías se sintiera mal, lentamente puso el huevo a un lado y tomó otro. Repentinamente Jeremías le dijo: “Señorita, ¿no va a hablar acerca del huevo que yo traje?” Nerviosa, le contestó: “Pero Jeremías, el huevo está vacío”. Y él, mirándole a los ojos, le dijo suavemente: “Sí, pero también la tumba de Jesús estaba vacía”.

Pareció que el tiempo se detenía, cuando pudo hablar nuevamente, la maestra le preguntó:

“¿Sabes por qué la tumba estaba vacía?” “Oh, sí”, dijo Jeremías. “A Jesús lo mataron y lo pusieron allí, pero Su Padre lo resucitó”.

 Sonó la campana, y mientras los niños corrían hacia fuera, la maestra se puso a llorar y el hielo de su corazón se derritió.

Jeremías murió tres meses después. Los que concurrieron a su velatorio, se sorprendieron al ver 19 huevos sobre su ataúd, y todos estaban vacíos.

La resurrección del Señor, su "paso" de la muerte a la vida, debe reflejarse en la resurrección de cada uno de nosotros, actuada con un "paso" cada vez más radical de las debilidades, desde el hombre viejo a la vida nueva en Cristo. Se manifiesta en el anhelo profundo por las cosas del cielo.

"Si fuisteis resucitados con Cristo, buscad las cosas de arriba, donde está sentado a la diestra de Dios; pensad en las cosas de arriba, no en las de la tierra" (Col 3, 1-2)

 

sss




Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |

Another one window

Hello!