Menu


La presentación del Niño en el templo
Qué hermoso sería que hoy nuestro corazón se llenara con la presencia de Jesús


Por: Mons. Enrique Diaz, Obispo de la Diócesis de Irapuato |



La Presentación del Señor
Hebreos 2, 14-18: “Tenía que asemejarse en todo a sus hermanos”
Salmo 23: “El Señor es el rey de la gloria”
San Lucas 2, 22-40: “La presentación del Niño en el templo”

 

Es muy bella esta tradición de celebrar la Candelaria levantando al Niño y presentándolo a todos los concurrentes. Como una nueva Epifanía, una nueva manifestación de Jesús. El Evangelio nos presenta la narración relacionada con esta bella costumbre. Cristo es llevado para cumplir el ritual que lo vincula más al pueblo judío, se rebaja hasta hacerse en todo igual a todos los hombres de su raza. Allí mismo brota en los gritos de dos ancianos el más bello de los mensajes: Cristo es luz y no puede encerrarse entre las cuatro paredes del templo de Israel. Es luz que alumbra a las naciones. Algunos salmos ya insinuaban este universalismo y se deshacían en alabanzas a un rey que llega.

El grito de Simeón debe resonar en todos los pueblos: ha llegado al mundo el rey de la paz, el rey de todos los pueblos, el rey que abre las puertas del reino no solamente a los judíos, sino incluso a los pueblos paganos para quienes la luz ha brillado. Sin embargo estas palabras se entendían como una conquista, no como una participación. Qué difícil se le hace el pueblo judío y después a la primitiva Iglesia entender este sentido tan profundo de Jesús, luz de todos los pueblos. Qué difícil se nos hace ahora abrir nuestro corazón y nuestra mente a quienes son diferentes. Es cierto que decimos que estamos abiertos y que deseamos que con toda libertad vengan a adorar a Jesús todos los pueblos, todas las razas, todas las lenguas… pero también es cierto que siempre les exigimos que lo hagan a nuestro modo, con nuestras condiciones, que renuncien a sus costumbres, a su cultura y adopten las nuestras.

La imagen de una luz que no se puede esconder, que no se puede encerrar, es muy sugerente de todo lo que significa Jesús. Me temo que a veces nosotros nos hemos apropiado de esa luz y la hemos condicionado con nuestros egoísmos. Este día es una ocasión especial para ensanchar las fronteras y estar dispuestos a recibir como hermanos a todos los que vienen de lejos, a los que son diferentes, a los que creen en otras posibilidades… que Jesús quiere iluminar el corazón de todos.



Qué hermoso sería que hoy nuestro corazón se llenara con la presencia de Jesús para luego exclamar con Simeón que queremos que esa luz llegue a todos los pueblos, que estamos dispuestos a compartirla, que no queremos la exclusividad y que nos arriesgamos en la construcción del Reino, de un reino para todos los pueblos, todas las razas, todas las gentes…





Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |

Another one window

Hello!