Menu


El arte de amar
3º dia del Seminario: "El destino del Eros: El lugar de la sexualidad en la plenitud humana"


Por: Redacción | Fuente: Catholic.net



El arte es la perfeccion del sujeto que le permite al artista obrar con excelencia dentro de sus arte, el artista es aquel que cumple lo que se propone, por tanto cuando hablamos del "arte de amar", hablamos entonces del arte de construir acciones amorosas excelentes.

Para lograr esto hay que tener en cuenta los dinamismos amorosos y procurar que estos esten integrados; existen 4 dinamismos:

1.-Dinamismo Corporal:  El cuerpo reacciona a través de la exitación; su intencionalidad es la unión corporea, es decir el placer carnal.

2.- Dinamismo Sentimental: Reacciona a la emoción, es decir al modo de ser de la persona desde su "ser hombre" o su "ser mujer".

3.- Dinamismo Personal: Es un acto de la voluntad, su reacción es a través de la admiración por el otro, por lo que el otro es.  Su intención es llevar a la pareja a la comunión, es decir  en la aceptación del don del otro surge el gozo, la alegría.



4.- Dinamismo Religioso:  Logra el estupor, es decir, es el maravillarse del misterio de la otra persona, la maravilla del saber que el otro es amado por Dios; el otro es asi de bello, porque Dios le ha pensado asi. Su inteción es la comunión comunión con Dios.

Estas dimensiones se dan en la experiencia amorosa pero no estan integradas de manera natural;  cuando estos dinamismos se integran, una labor propia de la persona,  hacen entonces una excelencia del ser humano, es decir se vuelve una virtud que le da luz a la vida.

Modos de integrar el deseo

Existen 4 modos de integrar el deseo, para esto  vamos a agrupar los dinamismos: los dos primeros (el dinamismo corporal y sentimental) los pondremos en el Nivel afectivo, y los dos últimos (dinamismo personal y religioso) en el Nivel Racional.

Ahora bien, como lo mencionabamos anteriormente existen 4 modos de integrar estos dos nivles:



1.- Continente:

La persona tiene la dimensión de  la razón y el afecto,  tiene claro hacia donde caminar para llegar a la plenitud, sin embargo  la razón controla el afecto, es decir todo lo que hace es por "el deber ser". En otras palabras domina la pasión pero no la plasma en el corazón. No esta integrado, aún hay ruptura.

2.- Virtuoso

La persona tiene la dimensión de la razón y el afecto, sabe identificar la plenitud, cuando recibe el impacto del placer  se pregunta ¿de que es este signo? y encuentra la respuesta en la plenitud; entonces ordena sus deseos  y los dirige al Telos (plenitud).

En otras palabras, la razón ha plasmado los afectos y los dirige a la plenitud, llenos de significado. Lo  aprendido lo ha plasmado en su corazón.

3.- Incontinente

 Al igual que los dos anteriores: tiene razón y afecto. Conoce con la Razón la plenitud de la vida, aunque esa razón es intermitente. Sus actos son  signo del deseo  y después, al bajar a la razón surge la pregunta  "Qué extraño placer aquel que cuando nos acordamos de él, nos da amargura".

4.- Vicioso

Este tiene razón y afecto ,  sin embargo no conoce la plenitud de la vida. Sus actos son signo de lo que desea, por tanto no se goza en lo que hace, por que siempre está a la espectativa de recibir algo más.

 

Santo Tomás dice: El hombre tiene una sola razón  con 2 formas de actuar, la razón teórica y la razón práctica. Para saber cuándo el juicio de estas es verdadero debemos  analizar  si la razón teórica corresponde con la realidad y si la razón práctica corresponde  con el deseo recto.

El deseo siempre media la acción.

 

Da click en  los siguiente link, para  acceder al 4º Dia del Seminario

http://es.catholic.net/op/articulos/68256/4-dia-de-seminario-la-castidad

 





Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |