Menu


Los 7 pecados capitales en la Biblia
Contra estos 7 vicios o pecados capitales hay 7 virtudes que alaba la misma Escritura


Por: Francisco Mario Morales | Fuente: Catholic.net



Dedicatoria: Para todos los hermanos que buscan este tema en la Biblia. Y para los que afirman que los pecados es un invento de la Iglesia pero que no existen en la Biblia.

Los 7 vicios que la misma Sagrada Escritura condena: Contra estos 7 vicios o pecados capitales hay 7 virtudes que alaba la misma Escritura:

Soberbia. - (Sir. 10, 12-18; Prov. 26, 12; Dn. 3, 1 - 6) Es una estima desordenada de sí mismo, que hace que considere uno superior a los demás y quiera elevarse por encima de ellos. El primer pecado de soberbia, lo cometió el demonio cuando se rebeló contra Dios. Los efectos de la soberbia son: 1º el orgullo procura hacer ostentación de las cualidades que cree uno tener, 2º se cree capaz de todo, y esta es la presunción; 3º se quiere aparecer mejor de lo que es, y se desprecia a sus iguales o a sus inferiores. La virtud opuesta a la Soberbia es la Humildad (Efe. 4, 2 – 4)

 Avaricia. - (Mt. 6, 19 -21; Sir. 31, 1 – 4; Sirac. 13, 20 - 26) Es un amor excesivo por los bienes materiales y principalmente por el dinero. Se reconoce que se estiman los bienes materiales con exceso, cuando sin importar los medios ilícitos se está dispuesto a adquirirlos, conservarlos y aumentarlos. La avaricia es un gran pecado; San Pablo la llama una idolatría y declara que los avaros no entrarán en el Reino de los cielos. La avaricia nos hace duros con los pobres, indiferentes a los bienes del cielo, y hasta nos incita a veces a apoderarnos de los bienes ajenos. La virtud opuesta a la Avaricia es la Bondad (Gl. 5, 22 – 24)

Lujuria.- (1 Cor. 6, 9 – 11; Rom. 13, 13; Rom. 1, 18 – 32; Lev. 18. 1 – 23; Gal. 5, 19 - 26) Adicción, depravación, perversión, desviaciones y pasiones vergonzosas.
Es el vicio vergonzoso de la impureza prohibida por el sexto y noveno mandamiento

La lujuria nos hace aborrecer nuestros deberes religiosos; ciega el espíritu, endurece el corazón, perjudica la salud y las más bellas cualidades del alma.
Se pierde la capacidad de amar y se ve a los demás como objetos desechables (úsese y deséchese), y la pasión se confunde como amor.
La castidad significa la integración de la sexualidad en la persona y, por ello, en la unidad interior del hombre, en su ser corporal y espiritual. Forma parte de la virtud cardinal de la templanza, que tiende a impregnar de racionalidad las pasiones y los apetitos de sensibilidad humana. Entre los pecados gravemente contrarios a la castidad se deben citar: la masturbación, la fornicación, la pornografía y la homosexualidad. (Síntesis del Nuevo Catecismo 345, 346) La virtud opuesta a la Lujuria es la Castidad (1 Cor. 6, 9) ¿Qué es la castidad? castidad, no es otra cosa sino el dominio de la sexualidad por la razón para aprender a respetarse a sí mismo y a los demás



Ira.- (Ecle. 7, 9; Col. 3, 5 – 9; Gn. 4, 8)
La Ira es un movimiento desordenado del alma que nos impulsa a rechazar con violencia lo que nos desagrada.
Las causas ordinarias de la ira son: la soberbia y el apego obstinado a las propias ideas.
La ira nos induce a blasfemar del Santo nombre de Dios, vengarnos del prójimo, injuriar, lastimar, herir y en ocasiones hasta dar muerte. Matar no sólo es quitar la vida, es atentar contra la dignidad, la honra y el honor.
Cuando Dios nos manda No Matar, nos prohíbe dañar la vida corporal o espiritual tanto la propia como la de nuestro prójimo.
Este pecado atenta también contra el 5 mandamiento. Consultemos los que nos dice Santiago sobre un arma mortal (Sgo. 3, 1 – 12)
La virtud opuesta a la Ira es la Paciencia (2 Tm. 3, 10)

Gula.- (Sir. 37, 29 – 31; Rom. 13, 13)
Es una afición desordenada a beber y comer.
Dicha afición es desordenada cuando se come o se bebe con exceso o por el sólo placer de satisfacer la sensualidad. La gula es un pecado; San Pablo compara a los que se entregan a ella como idolatras, y dice que hacen de su vientre un Dios. La virtud opuesta a la gula es la Moderación (2 Ped. 1, 5-8)

Envidia. - (Sir. 13, 25 – 26; 14, 9 -19; Gn. 3, 1 – 24)
La envidia es una tristeza que se siente a la vista del bien ajeno o una alegría culpable por el mal del prójimo.
La envidia es un gran pecado, porque: 1º se opone directamente al amor del prójimo 2º hace, al que es esclavo de ella, semejante al demonio, porque, por la envidia busca ahora los medios de hacer daño.
La envidia es un tormento y un suplicio continuos, roe y devora el corazón.
La envidia engendra gran número de pecados; las sospechas injustas, las calumnias, maledicencias, discordias, odio y hasta homicidio.
La virtud opuesta a la envidia es la Caridad (1 Cr. 9, 24 – 27) fraterna que hace tomar las preocupaciones y las alegrías del prójimo como propias. El amor a prójimo (1 Cor. 13, 1 – 13).

Pereza. - (Prov. 6, 9 – 19)
Es una afición excesiva al descanso, en negligencia, descuido de nuestros deberes para no imponernos ningún esfuerzo.
Hay dos clases de pereza: 1º la espiritual, que nos induce a ser apáticos e indiferentes de nuestros deberes religiosos; 2º la temporal, que nos induce a no reconocer y aceptar los deberes de nuestro propio estado.
Es la madre de todos los vicios: Engendra principalmente la ociosidad y la pérdida de tiempo, origen de la ignorancia y de la incapacidad; produce inconstancia y la inutilidad de la vida.
La virtud opuesta a la Pereza es la Diligencia (Prov. 6, 6 – 12) que nos impulsa a cumplir todos nuestros deberes con exactitud y entusiasmo.

Lo que debemos considerar para que nuestro actuar sea una ofensa grave a Dios (pecado mortal)
a) conocimiento b) consentimiento c) materia grave
Síntesis del libro del mismo autor: “Lo que todo cristiano debe saber y conocer



 





Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |