Menu



El Hijo del Hombre tiene poder para perdonar los pecados
Jesús primeramente ofrece el perdón de los pecados, la pureza del corazón.


Por: Mons. Enrique Diaz, Obispo de la Diócesis de Irapuato |



I Samuel 8, 4-7. 10-22: “Clamarán al Señor contra el rey, pero el Señor no les responderá”
Salmo 88: “Proclamaré sin cesar la misericordia del Señor”
San Marcos 2, 1-12: “El Hijo del Hombre tiene poder para perdonar los pecados”

 

Siempre me ha impresionado este relato porque encierra muchos signos que nos descubren el verdadero espíritu de Jesús y la disposición generosa de muchas personas para llevar al incapacitado ante la presencia del Salvador.

Si hacemos una comparación de los cuatro que con una serie de dificultades llevan al paralítico, y los escribas que sentados comienzan a murmurar, tendremos una clara descripción de lo que con frecuencia sucede en nuestros ámbitos. Mientras unos pocos se esfuerzan por ser creativos y cargan con los demás; otros critican y se afanan en destruir. Hay graves problemas en nuestras sociedades y hay pequeños signos que despiertan la esperanza, hay personas que desde su pequeñez aportan todo lo que tienen para sacar adelante un país que desmorona y tambalea.

Pero hay quienes todo lo juzgan y todo lo condenan. ¿Cuál es nuestra actitud? ¿Qué estamos proponiendo en estas situaciones difíciles y hasta dónde nos comprometemos? En cambio Jesús ni tiene las limitaciones del que no puede, ni tiene el egoísmo del que no quiere. Jesús va a fondo y busca solucionar los problemas, no solamente ofrecer paliativos que alivien un poco el dolor. Jesús nos muestra que el verdadero problema es el mal que se anida en el corazón. No podremos solucionar nunca los problemas de nuestra patria si no logramos cambiar el corazón de sus ciudadanos. ¿Cómo podemos superar las situaciones de pobreza si la ambición sigue creando nuevos acaparadores que esconden los alimentos y los bienes de consumo? ¿Cómo eliminar la enorme brecha entre los pobres y los poderosos si está sostenida por estructuras económicas injustas? Se tiene que ir a fondo y denunciar que hay el mal.



Jesús primeramente ofrece el perdón de los pecados, la pureza del corazón. Y ante el reproche injusto de los escribas también ofrece la curación corporal. Jesús ofrece la atención integral a la persona, ni se queda solamente en las necesidades físicas, ni tampoco ofrece una atención espiritualista que se desentienda las necesidades cotidianas y urgentes de la persona.

Para hacerlo sentir como hijo de Dios, es necesario darle de comer pues por ahí se comienza a restablecer la dignidad. Que este ejemplo de Jesús nos lleve a una atención plena e integral a quienes conviven con nosotros, a los jóvenes, a los niños, a los cercanos.
 

 





Compartir en Google+




Consultorios
P. Antonio Rivero L.C.
Formación y Espiritualidad del Sacerdote
Mons. Juan Esquerda Bifet
Espiritualidad Sacerdotal
P. Carlos Skertchly L.C.
Formaciòn y Espiritualidad del Sacerdote
P. Rafael Jácome L.C:
Pastoral presbiteral. Acompañamiento espiritual para sacerdotes
P. Mario Sabino González
Asesoría a Formadores en Seminarios
Alexei Estrella Morales
Diseño Económicos Contables y Financieros para Institutos de Vida Consagrada
P. Andrzej Zielinski SAC
Ayuda y acompañamiento vocacional
Erielto Iatski Cardoso
Acompañamieto en el proceso vocacional
Daniel Cáliz
Pastoral Hispana dentro de la parroquia
[+] Ver más consultores
Reportar anuncio inapropiado |