Menu



Lo que puede ser de otra manera
Lo que puede ser de otra manera se explica desde el complejo fenómeno de la libertad.


Por: P.Fernando Pascual, L.C. | Fuente: Catholic.net



El bolígrafo cae al suelo. No puede resistir a la gravedad. El cuadro está en la pared derecha. Podría estar en la pared izquierda. El tren llega a tiempo. Podría haber llegado tarde.

Hay cosas que solo pueden ser de una manera. La piedra solo puede ser dura. Hay cosas que pueden ser de otra manera. La piedra puede estar en el jardín, en la ventana o en la carretera.

Lo que puede ser de otra manera se explica desde el complejo fenómeno de la libertad. Porque somos libres, podemos escoger entre tomar un plátano entero o solo la mitad, entre cerrar la puerta con cuidado o de golpe.

Por eso, con un poco de sentido común sabemos que es absurdo quejarse porque el sol caliente: no podemos hacer que el sol sea de otra manera. En cambio, tiene sentido lamentarse porque nos hemos quemado: pudimos haber actuado con prudencia para que el sol no nos perjudicase.

La vida humana se caracteriza por un continuo sucederse de hechos que podrían ser de otra manera. Si los políticos hubieran actuado honestamente, no se habría llegado a aquella crisis. Si los familiares hubieran pensado mejor las cosas, no se habría iniciado una nueva pelea entre hermanos.



La mirada hacia lo que hacen los otros puede girarse hacia uno mismo: yo también puedo actuar de otra manera. Lo cual tiene sus ventajas (puedo apartarme de un vicio) y sus desventajas (puedo perder un buen hábito y estropearme).

Cada decisión inicia algo nuevo en el mundo. En la mayoría de las ocasiones, se trata de algo pequeño, insignificante: "desapareció" el polvo encima de la repisa. Otras veces, pocas pero dramáticas, una decisión lleva a una guerra catastrófica o a un hambre que hace llorar a miles de niños y adultos.

Muchas cosas pueden ser de otra manera desde las decisiones de seres humanos concretos, libres, responsables. Por eso, antes de actuar, vale la pena sopesar cada alternativa, pedir luz a Dios y fuerzas para ser generosos.

De lo que escojamos dependerá que se produzca un nuevo daño en un mundo demasiado lleno de heridas, o una mejora que promoverá alegría en casa, en el trabajo, entre amigos; una mejora que también llegará, quizá sin que nos demos cuenta, a otros seres humanos que parecen lejanos pero que están unidos, misteriosamente, a cada una de nuestras decisiones.

 







Compartir en Google+




Consultorios
Pedro Luis Llera Vázquez
Experto en Dirección y Gestión de Centros Educativos Privados. Consejería en Educación y Cultura
P. Llucià Pou Sabaté
Asesoría para la educación del Adolescente.
Salvador Casadevall
Espiritualidad conyugal, etapas del matrimonio, perdón, solidaridad y educación de los hijos
Estanislao Martín Rincón
Educadores católicos – Orientación Familiar – Apologética
P. Miguel Ángel Fuentes IVE
Orientación espiritual a matrimonios
[+] Ver más consultores
Reportar anuncio inapropiado |