Menu



Video: Un antes y un después
Unas 620 mujeres del Centro Penitenciario Femenino, en Santiago de Chile, trabajan para la visita del Papa Francisco


Por: Giselle Vargas | Fuente: ACI Prensa



Unas 620 mujeres del Centro Penitenciario Femenino (CPF) de San Joaquín, en Santiago de Chile, trabajan a toda prisa para la visita del Papa Francisco el próximo 16 de enero, con la certeza de que el paso del Pontífice dejará una profunda huella en sus vidas.

Desde que se confirmó la visita del Santo Padre, estas mujeres condenadas por tráfico de drogas, homicidio, robo, entre otros delitos, han puesto el corazón en la preparación del encuentro que durará unos 40 minutos.

“La gente aquí sufre, hay mucho dolor y que él venga y se acuerde de nosotros es que Dios se acordó de nosotros. Yo creo que esa es providencia de Dios, nada más”, dijo a ACI Prensa Nelly Domíguez, condenada a 15 años por tráfico de drogas.

“Para mí esta visita es un antes y un después”, afirmó. “No solo en mi vida sino en todas las vidas de las personas de aquí. Para Chile, pienso que se vienen cosas buenas”, añadió la mujer, que calificó la visita del Papa como “una bendición de Dios muy grande”. “Estoy en un proceso de cambio, estoy trabajando mi vida espiritual, pretendo cambiar”, aseguró Nelly.

Ella junto a las internas del penal están armando unas siete mil palomas y cinco mil flores de papel para las guirnaldas que adornarán el gimnasio donde será el esperado encuentro.



Los pasillos y sectores por donde transite el Santo Padre también tendrán carteles con sus frases emblemáticas.

Como parte del programa, el coro de la cárcel interpretará una canción compuesta por las internas titulada “Pastor, con olor a ovejas”, que habla sobre la vida en la cárcel, el dolor y las esperanzas de las mujeres.

La hermana Nelly León, que trabaja en la cárcel, dijo a ACI Prensa que es un tiempo de “mucho gozo, mucha fiesta y mucha alegría. Es un segundo adviento para nosotros” y han propuesto un camino de preparación espiritual para la población penal con fichas de trabajo llamadas “Del perdón hacia la paz”.

La religiosa de la Congregación del Buen Pastor explicó que “ellas sienten una sensibilidad especial por Jesús que las acoge y las acompaña, que no las juzga”; y en este encuentro “es Jesús que va de camino pero se detiene en momentos importantes de sus vidas”, como en el Vía Crucis “la mujer samaritana, la mujer adultera, Marta y María”.

La hermana Nelly dará un discurso de bienvenida al Papa Francisco. Indicó que lo primero que hará es agradecer al Pontífice “por fijarse en las mujeres privadas de libertad, porque se ha fijado en las más pobres de entre las pobres y porque su presencia dignifica la vida de las personas privadas en libertad”.



El personal de Gendarmería de Chile a cargo de la seguridad y el funcionamiento del CPF también manifestó a ACI Prensa que es un tiempo especial.

La suboficial Alicia Contreras, que participa en la pastoral penitenciaria, expresó su emoción y esperanza con esta visita, ya que les “renovará la fe” y “porque vamos a recibir la bendición más grande que uno puede recibir que es del enviado de Dios”.

El Director Nacional de Gendarmería de Chile, Jaime Rojas, manifestó su esperanza de que “esta visita refuerce el compromiso institucional con la reinserción, refuerce el compromiso político con la reinserción y sea un remezón a las conciencias de los chilenos”.

Rojas recordó que el sistema penitenciario también está preocupado de los “ejes fundamentales de la reinserción social” a través de la “educación, trabajo y el apoyo espiritual” que se realiza con la Iglesia y distintas fundaciones y empresas que apoyan a las mujeres privadas de libertad.





Compartir en Google+




Consultorios
Reportar anuncio inapropiado |