Menu


El Arte de Renovarse
Una pareja que quiere funcionar, progresar y perdurar necesita renovarse, reinventarse continuamente


Por: Francisco Peralta Dávalos | Fuente: Catholic.net



 

Miguel de Unamuno, filósofo y escritor español, afirmó que “el progreso consiste en renovarse”, nada más cierto para las relaciones de pareja, una pareja que quiere funcionar, progresar y perdurar necesita renovarse, reinventarse continuamente.


Se dice que de lo dicho por Unamuno surge la frase “renovarse o morir”, ésta pareciera muy fatalista o catastrófica, pero es una realidad, más que una frase simple y llana, es una necesidad para la pareja. La renovación en las relaciones sentimentales es como el mantenimiento  necesario para que un complejo sistema o mecanismo siga operando y trabajando de manera armoniosa: se tiene que dar cada determinado tiempo y cuando se tienen problemas, se tiene que proporcionar de manera especial y con cierta premura.


Una idea constante y común es que el renovar es propio para las personas que tienen mucho tiempo de matrimonio o que tienen problemas evidentes y no para relaciones jóvenes o que pareciera que no tienen conflictos graves, nada más alejado de la verdad. El reinventarse y renovarse es para todos las etapas, no hay una edad o momento demasiado temprano o tarde para darse esta oportunidad de crecimiento. El optar por refrescar la relación tiene dos beneficios directos, el primero es que contribuye fuertemente al tener una relación plena y feliz ya que nos ayuda a madurar en el amor. El segundo, que nos ayuda a la solución de problemas y a prevenir situaciones complejas que puedan presentarse en el futuro y así evitar que en algún momento digamos como la canción del compositor y cantante chiapaneco Reily Barba, “qué nos pasó, por qué nos perdimos, dónde quedó aquello que nos prometimos”.  


Ya que hemos identificado por qué es que nos conviene renovarnos, ahora entra la duda sobre cómo podemos realizar dicha reinvención. Tres puntos son los principales a tomar en cuenta:
1.    Identificar nuestro presente. Saber cómo nos encontramos actualmente, hacer una especie de diagnóstico que nos precise dónde nos encontramos situados, esto nos dará indicadores sobre las cosas en las que tenemos que enfocarnos y trabajar.
2.    Recuperar lo perdido. Es común que con el pasar del tiempo se vayan perdiendo cosas positivas de las relaciones (costumbres, pensamientos, ideales, detalles, etc.), hay que sondear cuáles hemos dejado a un lado y cómo podemos recobrarlas.
3.    Trabajo en conjunto hacia la meta en común. Revisar y reafirmar el proyecto de vida que se tiene como pareja y realizar esfuerzos como un solo “equipo” para lograrlo.
Quien se renueva está siendo inteligente en la gestión de su relación. Al final del proceso de renovación identificaremos que nos encontramos con una “nueva” pareja, transformada, fortalecida… renovada. Nos daremos cuenta de que el alto de nuestra vida cotidiana que hemos hecho para reflexionar, pensar y actuar ha valido la pena y lo valdrá cuantas veces lo hagamos, a pesar de en ocasiones ser complicado, ya que el renovarse es todo un arte.







Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |

Another one window

Hello!