Menu



El Papa Francisco nos responde

¿Es posible ser fiel?
La libertad y fidelidad no se oponen, más bien se sostienen mutuamente


Por: Cristina Valverde | Fuente: Capsulas de Verdad



En su Exhortación Apostólica Amoris Laetitia, el Papa Francisco nos recuerda, que el amor entre esposos es exclusivo y fiel.  

 

El vínculo conyugal es único y exclusivo: une a un solo hombre con una sola mujer. No pueden existir dos uniones ni dos vínculos. El varón que mantiene relaciones con varias mujeres no puede darse por entero a ninguna de ellas y viceversa, porque el ser humano que es cuerpo y espíritu entrega en el matrimonio todo su ser.

Este compromiso brota del mismo amor que se siente por el otro. Por ello, nos dice el Papa que “la libertad y fidelidad no se oponen, más bien se sostienen mutuamente” ya que cada uno de forma libre promete ser fiel al cónyuge hasta que la muerte los separe.

¿Es posible ser fiel?



El Papa nos dice que si, “prometer un amor para siempre es posible cuando se descubre un plan que sobrepasa los propios proyectos, que nos sostiene y nos permite entregar totalmente nuestro futuro a la persona amada.” Entrar en la Iglesia y prometer ser fiel implica una renuncia por el bien del matrimonio, de este nuevo proyecto en común, de la nueva familia que se está formando, para cuidar la relación entre los esposos, atesorarla y buscar que el amor y la confianza reinen en el nuevo hogar.

Y por supuesto no es fácil. El Papa Francisco, consciente de aquello, nos dice: “comprometerse con otro de un modo exclusivo y definitivo siempre tiene una cuota de riesgo y de osada apuesta.” Pero justamente lo maravilloso de “ese sí es decirle al otro que siempre podrá confiar, que no será abandonado cuando pierda atractivo, cuando haya dificultades o cuando se ofrezcan nuevas opciones de placer o de intereses egoístas.”

Y nos pide asumir el desafío de envejecer juntos. Que cada mañana, se vuelva a tomar ante Dios esta decisión de fidelidad, pase lo que pase a lo largo del día. Y cada uno, cuando va a dormir, espere levantarse para continuar esta aventura, confiando en la ayuda del Señor.

Recordemos que la fidelidad se nutre del amor, que es más elevado que los instintos y la pasión. La clave es lograr convertir los actos de fidelidad en hábito, es decir, que se vuelvan parte de cada uno. Así, lo que se sentía como un acto de renuncia se transforma en un acto de amor. Con la motivación que vivir la fidelidad demuestra el valor, el respeto, el cariño que se tiene por la persona amada de no querer hacerle sufrir, sino todo lo contrario, hacerla sentir que es lo más importante en nuestra vida.







Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |

Another one window

Hello!