Menu


Un adviento diferente en familia
5 Tips para vivir un adviento diferente en familia.


Por: Silvia del Valle | Fuente: www.tipsmama5hijos.com



Ya estamos comenzando un nuevo año litúrgico y con esto el Adviento, tiempo de preparación y de grandes cambios en nuestro corazón para recibir al niñito Jesús que se hace hombre.

Cada año hablamos del Adviento y decimos cosas que ya sabemos, pero este año quiero compartir con ustedes 5 Tips para vivir un adviento diferente en familia.

PRIMERO. Que este año estemos más dispuestos a dar que a recibir.
Es una tristeza que la sociedad en la que vivimos le de más importancia al tener y al recibir que al dar y ayudar.

El adviento es el tiempo perfecto para preparar a nuestra familia y cambiar de mentalidad, para dejar de pensar en el yo y pensar más en el otro, en el más necesitado.

Para lograrlo necesitamos poner nuestra voluntad en lograrlo ya que para cambiar algunas costumbres cuesta mucho trabajo y si comenzamos con nuestros hijos desde pequeños es más fácil inculcar las nuevas.



SEGUNDO. Haz una estrategia familiar.
Para ayudarnos es esta labor de cambiar la costumbres familiares tenemos la posibilidad de armar una estrategia concreta y clara para todos los miembros de la familia.

En la estrategia debemos incluir actividades para todos los miembros de la familia y además, actividades que incluyan a la familia completa.

Debemos tomar en cuenta el tiempo de duración de la estrategia, es decir, el tiempo que dura el Adviento y que debe terminar con la gran celebración de la Navidad, es decir, el nacimiento de Jesús y también planear las actividades que se realizarán en ese tiempo.

Es importante prepararnos para poder resolver cualquier duda que tengan nuestros hijos, así sabrán perfectamente que es lo que están haciendo y sobre todo para que nos estamos preparando.

TERCERO. Transmite a tus hijos el plan de vida de una forma didáctica.
¡Claro! Si los más chiquitos también deben participar de la preparación del Adviento.
Y si les preparamos material didáctico como lo es un calendario con actividades de acuerdo a su edad, una corona de Adviento que ellos puedan ayudar a encender, un nacimiento que ellos puedan ayudar a poner, etc, seguro que nuestros hijos comenzaran a vivir ese ambiente de preparación y de conversión que implica el adviento.



CUARTO. Más alimento espiritual
Para que nuestro cuerpo esté sano y fuerte necesita que nos alimentemos bien; para que nuestra alma esté sana, también necesita que la alimentemos.

Esto lo logramos primero con oraciones y momentos de acercamiento con Dios y por supuesto con la Sagrada Eucaristía que es el principal alimento de nuestra alma.

Podemos programar a la semana el frecuentar una devoción en especial y la lectura de algún pasaje de la Biblia donde nos recuerde el nacimiento de Jesús para que nuestro espíritu se disponga a recibir a nuestro Rey.

También podemos intentar ir a misa entre semana durante el adviento para acercarnos más a Dios.

Si incluimos a nuestros hijos en este tipo de actividades seguro que podrán vivir más intensamente el adviento y comprender completamente lo que es la Navidad.

QUINTO. Fortalezcamos nuestra alma.
Así como se necesita del alimento, también se necesita ejercitarla para que esté sana, y para esto tenemos la práctica de las obras de misericordia y actos de piedad, también necesitamos de los ejercicios de virtud que nos ayudan a fortalecer la voluntad para ayudarnos a evitar las cosa que nos alejan de Dios.

Otra forma de ejercitar nuestro alma es mortificándonos un poco para darle eso a los demás y podemos hacerlo el día de Navidad.

Así viviremos una verdadera Navidad, acogiendo a los que menos tienen y compartiendo lo que por Su infinita Misericordia Dios nos da.





Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |