Menu


No somos perfectos
Tenemos que ser conscientes de nuestras carencias, admitirlas e intentar superarlas.


Por: María Luisa Martínez Robles | Fuente: Catholic.Net



Nos gustaría, pero no lo somos. Por eso el matrimonio es una forma de alcanzar cierta madurez como persona.

 

El secreto está en complementarse. Cada uno tiene sus virtudes y sus defectos y generalmente no son los mismos. Si uno de los dos es paciente le dará algo de tranquilidad al otro. Si es inseguro puede aprender a decidir. Eso sí tenemos que ser conscientes de nuestras carencias, admitirlas e intentar superarlas.

Pedir perdón debe ser  una práctica habitual en la pareja. No irse nunca a dormir sin haber hablado sobre el conflicto. Dialogar es fundamental. Exponer nuestras razones y reconocer nuestras salidas de tono consiguen resolver las rencillas más frecuentes.

No utilizar nunca las frases manidas e irrelevantes como: "te lo dije, contigo es imposible, no me escuchas" Resultan más efectivas: "Seguro quetienes razones para hacerlo, así que vamos a hablarlo, quizás no me haya explicado bien, perdona si te he molestado, no era esa mi intención". Estas afirmaciones predisponen a solucionar.



En ningún caso dejar de hablarse soluciona nada. Tampoco eludir nuestras obligaciones o actividades.

En momentos de tensión es mejor evitar situaciones conflictivas, hay que esperar que pase la tormenta y abrir el paraguas. Eludir comentarios hirientes, contar hasta diez y esperar el momento propicio para aclarar los motivos, siempre con la idea de solucionar no de reivindicar nuestra postura.

Para conocer a nuestra pareja, lo primero que tenemos es que conocernos a nosotros mismos. Hagamos examen de conciencia.¿No es cierto que hay cosas que nos cuesta controlar? ¿ Somos capaces de admitir nuestros errores? ¿ Necesitamos superar ciertas carencias y no lo reconocemos? Empecemos por nosotros. No nos justifiquemos, no nos disculpemos. Asumamos nuestros fallos

Eso no quiere decir que tengamos que ser excelentes. " Lo siento" no ofende a nadie.  Al contrario.

 



Santiago 1:4

... y que la paciencia tenga su perfecto resultado, para que seáis perfectos y completos, sin que os falte nada.

Oración

Quiero fijarme en ti, en Maria tu madre para que quién me mire la vea, para que sean mis actos a imagen y semejanza tuya, como Tú nos enseñaste.





Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |